La subida del salario mínimo afectará a la mitad de los trabajadores de Almería

Trabajadores limpian las ventanas de un edificio./EFE
Trabajadores limpian las ventanas de un edificio. / EFE

El 47% de las personas empleadas en la provincia declaró en 2016 ingresos inferiores al sueldo mínimo impuesto por ley

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELES

La medida está entre las incluidas en el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (ANEC), en el que han tomado parte los sindicatos mayoritarios y las patronales de empresas de todo el país. Y va a conllevar que en el margen de tres años (2020 es la fecha de destino) todos y cada uno de los asalariados perciban como mínimo 1.000 euros al mes en 14 pagas (14.000 euros anuales). Esto es: todos los trabajadores serán, como mínimo, 'mileuristas'. La medida ha despertado el entusiasmo en el Ejecutivo de Pedro Sánchez, que ya había reclamado algún pacto similar con el objetivo de estimular la demanda interna y el consumo, algo que empujaría, como un muelle, a una dinamización económica y a la visualización de la recuperación, a la que le cuesta en ocasiones salir de los datos macroeconómicos y reflejarse en las cuentas de las familias.

Calcular el efecto de la medida en Almería es prácticamente imposible. Pero hay una herramienta que puede encaminarnos a una cifra aproximada: los ingresos salariales admitidos por los trabajadores almerienses en sus correspondientes declaraciones anuales de la renta. La Agencia Tributaria publica anualmente una estadística que se denomina Mercado de Trabajo y Pensiones en las Fuentes Tributarias. A través de esta estadística se puede conocer cuántos almerienses ingresaron una cuantía menor al salario mínimo interprofesional por su trabajo. Y la cifra es muy abultada: el 47% de los trabajadores de Almería (135.952 personas).

Siempre según esta estadística, Almería es la cuarta provincia con mayor porcentaje de empleados que no llegan a alcanzar el salario mínimo interprofesional o que se quedan justamente al límite, en el mínimo impuesto por ley. Que alguien declare ingresos por debajo del salario mínimo interprofesional es posible en los casos en los que los empleados no trabajen a jornada completa. En otras provincias el caso es aún peor: en Huelva el 54% de los trabajadores debe vivir con menos ingresos que los considerados como mínimos por ley.

La cifra exacta resultaría de observar los grupos laborales que no cuentan con convenio colectivo para regular las relaciones sociales entre empresa y trabajador y que, por lo tanto, se rigen estrictamente por el Estatuto de los Trabajadores. Una cuestión casi imposible de contabilizar en Almería porque en algunos de esos sectores sin convenio colectivo puede haberlo de carácter empresarial. Y en todos los casos en los que hay convenio, las condiciones económicas mejoran, aunque sea de forma sensible.

De la cifra antes mencionada, 135.952 personas que sobreviven en Almería con nóminas máximas situadas en el límite del salario mínimo interprofesional, la mayoría, 78.912, lo hacen con ingresos que ni tan solo alcanzan la mitad de esta cifra. Bien sea porque trabajan muy pocas horas o porque no pudieron hacerlo de forma continuada durante todo el año.

Según los datos aportados por Comisiones Obreras, esta medida podría conllevar incrementos salariales que rondarían entre el 12% y el 20% aproximadamente en la mayor parte de los convenios en España. En algunos casos muy puntuales la subida podría llegar a alcanzar el 38%. Los 14.000 euros anuales de salario mínimo interprofesional en el Estatuto de los Trabajadores afectaría en el total español a más de 2,2 millones de trabajadores. Entre ellos, buena parte de algunos de los colectivos más afectados por la pérdida de calidad del empleo generado a raíz de la crisis económica, a saber, los jóvenes y las mujeres.

Alcanzar el 'mileurismo' como la peor de las situaciones en materia de ingresos que pueda experimentar un trabajador era un objetivo cerrado de las centrales sindicales desde que las cifras macroeconómicas comenzaron a arrojar buenos resultados. Esencialmente porque la contención en materia de costes laborales había sido la gran amortiguadora durante la década en la que la economía no terminaba de dar respuestas tras el shock de 2007 y pretendían que el nuevo panorama compensase esta década de moderación salarial.

Las negociaciones en otros convenios están también asumiendo subidas en nómina superiores a las dos cifras. Por ejemplo, el recién cerrado convenio de la hostelería, de carácter provincial, ha previsto incrementos salariales del 10% para los próximos cuatro años. En general, el ANEC ha previsto subidas anuales de 2 puntos hasta 2020.

Fotos

Vídeos