Subastan en Almería un narcobarco por 155.000 euros

Vista panorámica del Puerto de Almería./
Vista panorámica del Puerto de Almería.

La embarcación fue interceptada transportando 16 toneladas de hachís en su interior

EFEAlmería

La Autoridad Portuaria de Almería (APA) ha sacado a subasta con un precio de salida de 155.000 euros el barco 'Aseel', una embarcación con bandera de Tanzania interceptada con unas 16 toneladas de hachís a bordo en abril de 2014.

La resolución de la APA señala que este buque mercante ha sido declarado en situación de abandono e indica que la subasta será pública con proposición económica al alza en sobre cerrado, de forma que no se podrán presentar posturas en viva voz durante la misma.

El buque podrá ser visitado en jornada laboral y horario de 8,30 a 14 horas en el puerto de Almería, previa notificación a servicios portuarios.

El 19 de abril de 2014 el patrullero 'Alca' de Vigilancia Aduanera salió a patrullar sobre las tres de la madrugada por el mar de Alborán para localizar e inspeccionar el barco mercante 'Aseel', participando también en la búsqueda el patrullero 'X Aniversario' y el helicóptero 'Argos II'.

Horas más tarde fue localizado a 22,3 millas náuticas de la isla de Alborán y una vez a bordo, los funcionarios de Vigilancia Aduanera observaron en la sala de máquinas que las tapas de las tomas de mar estaban quitadas, por lo que una gran cantidad de agua entraba en el habitáculo, lo que hacía que el barco pudiese hundirse. Tras colocar las tapas, el 'Aseel' fue conducido al puerto de Almería, donde quedó atracado.

Finalmente fue inspeccionado el 20 de abril y en su interior fueron localizados sacos de pienso para animales y se concluyó que las medidas de la bodega no coincidían con las del plano y que en el mamparo de proa de la bodega había dos tapas de registro.

Los funcionarios levantaron las tapas y encontraron diversos bultos de hachís. En el barco se había construido un doble mamparo en la parte de proa de la bodega, se había cortado la cubierta por la parte superior de ese espacio oculto, tapándolo posteriormente con una chapa de hierro soldada y sobre la que se colocó una bita de amarre.

Así las cosas, se descargaron un total de 16 toneladas de hachís y se detuvo a los siete tripulantes del buque, de origen sirio, que quedaron en libertad en mayo de ese año al determinar la Audiencia Nacional que la jurisdicción española no era competente para investigarlos.

Sin embargo, en una sentencia consultada por Efe, la Sección Primera de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo dejó sin efecto el auto de la Audiencia Nacional y declaró la competencia de la jurisdicción española para conocer de los hechos , «procediendo la continuación de la causa por los trámites que sean procedentes».