El sindicato de policías y bomberos pide a los reyes más medios y USO carbón para la empresa de limpieza

Operario haciendo labores de baldeo en las Almadrabillas./IDEAL
Operario haciendo labores de baldeo en las Almadrabillas. / IDEAL

Llega un 2019 en el que entre los propósitos sindicales está luchar para mejorar la calidad de los servicios y la situación de los trabajadores

S. G. H.ALMERÍA

Se acabó la paz de la Navidad. Queda atrás un periodo en el que la ciudad se toma un respiro para dejarse llevar por estas fiestas familiares tan entrañables. Una vez que se ha descansado la actividad vuelve espoleada además por la proximidad de unas elecciones municipales que serán el plato fuerte de una primavera que se prevé caliente.

Por el momento y aprovechando la carta que todo el mundo escribe pensando en la magnanimidad de los reyes magos, esta semana han suscrito su particular misiva dos sindicatos clave en la vida municipal: la Unión de Policías y Bomberos de Almería (Uplba) y la Unión Sindical Obrera (USO), mayoritaria en el comité de empresa del servicio de limpieza. A tenor de sus escritos no parecen estar muy contentos con la gestión que de las plantillas que representan como de los servicios que dan hace el equipo de gobierno, bien directamente o a través de una empresa concesionaria.

Precisamente a una de estas mercantiles, a Entorno Urbano, le ha pedido USO carbón por su «ineficaz» gestión al frente del servicio de limpieza de la capital. Un particular castigo que lo hacen también extensible al equipo de gobierno y, concretamente, al concejal de Servicios Municipales, Juanjo Alonso, a quien acusan de mirar hacia otro lado cuando la mercantil «incumple» los términos del contrato.

«Desde USO queremos mostrar el malestar de la plantilla tras los múltiples y reiterados incumplimientos del convenio colectivo por parte de la empresa, ya que las pretensiones de esta son coartar multitud de derechos de los trabajadores, como son la prestación se servicio en días festivos, incumplimiento de las bolsas de promoción o los turnos rotativos. Asimismo, no se cubren las bajas, las licencias ni los días de asuntos propios», enumeran.

En un comunicado remitido a los medios, el sindicato denuncia que Entorno Urbano estaría coartando los derechos fundamentales a los representantes sindicales «ya que se niega a dar información del plan de servicio del 2018 así como las cuentas de masa salarial correspondiente al 2017 en adelante», especifican, no sin antes culpabilizar al concejal del ramo de no hacer nada ante todas estas cuestiones. Explican de él que es consciente de la situación y que no actúa ante lo que creen que es una «presunta estafa» de la empresa al «percibir la cantidad establecida en el pliego de condiciones, más las subidas de canon, por realizar menos servicios de los ofertados en la adjudicación del servicio, así como por el presunto incumplimiento de la inversión de maquinaria ofertado para este servicio». Y lo peor es que para USO no es esto lo mas llamativo, ya que opinan que es que «tras los incumplimientos reiterados durante cuatro años» la empresa «no haya tenido ni un solo expediente sancionador por parte del Ayuntamiento», algo que no les cuadra. Y de ahí que les hayan pedido carbón.

«En 2018 no llegó nada»

Desde la Uplba dudan de si realmente fueron tan buenos en 2018 como ellos creen después de que nada de lo que pidieran el año pasado haya sido atendido por parte de sus particulares reyes, en este caso con oficina en el Ayuntamiento.

Como sospechan de que sus majestades municipales sean sordos, vuelven a pedir para este año chalecos antibalas«para que cada policía pueda tener el suyo individual y pueda estar protegido contra los malos»; también solicitan cascos de rescates para que cada bombero pueda hacer uso de ellos en accidentes o en la montaña «sin tener que utilizar las prendas de fuego»; motos 'scooter' para patrullar por los barrios pues no hay para todos y las que hay están «deterioradas»; y por último, un nuevo contrato renting de vehículos de patrulla, ya que «prácticamente ha finalizado el que está en vigor y no vemos el siguiente contrato», señalan.

Pero no contentos con eso, también apuntan en su carta a la necesidad de que se convoquen, «lo antes posible», las oposiciones de ambos cuerpos. Y, por último, que con los aspirantes se sea más «benévolo». «Parece que no quieren que se presente nadie al pedirles unas pruebas médicas que les cuestan entre 200 y 300 euros, pruebas que no piden en el resto de Andalucía», concluyen.