«No sé dónde estaré en septiembre», dice una de las afectadas por el fallo en la adjudicación de destinos en las plazas de Secundaria

Isabel Zúñiga, profesora del I.E.S. Río Andarax de Almería./IDEAL
Isabel Zúñiga, profesora del I.E.S. Río Andarax de Almería. / IDEAL

Isabel Zúñiga es profesora de Secundaria y tiene plaza desde hace 10 años

J. L. P. ALMERÍA.

Isabel Zúñiga es una más de los miles de afectados por los errores cometidos en la adjudicación de destinos para las plazas de secundaria. Nació en Rubite, una pequeña localidad de la costa de Granada, aunque vive en Almería desde que era pequeña y, como ella misma reconoce, se considera almeriense. Obtuvo su plaza hace 10 años, en el 2008 concretamente, pero ya lleva 24 años trabajando como profesional de la educación, siendo actualmente profesora de inglés en secundaria, bachillerato y ciclos formativos de grado superior.

Como la gran mayoría de profesores cuando comienzan su carrera en la docencia, Isabel tuvo que ir de un sitio para otro y buscar vivienda en el lugar donde la destinaban, mientras era interina. En el año 2000 tuvo la oportunidad de conseguir un puesto en el I.E.S. Río Andarax, en Almería capital, su lugar de residencia y el de sus hijas, por lo que era una buena oportunidad para estar cerca de su familia y tener cierta estabilidad, como ella misma comenta. Tanto era así, que incluso cuando obtuvo una plaza definitiva posteriormente, optó por quedarse allí. Desde 2013, Isabel trabaja en el I.E.S. Los Ángeles, que se encuentra en su barrio y puede ir incluso andando.

Isabel se enteró de la problemática con los destinos de las plazas de secundaria, así como de que era una de las afectadas, gracias a compañeros de trabajo, explicando que «algún compañero me informó de que no aparecía en la adjudicación provisional de destinos, y ya consulté yo personalmente y, efectivamente, no aparecía mi nombre por ningún sitio, no existía según la Junta».

De toda la cadena de errores que han ocurrido en el proceso de adjudicación de destinos, la profesora se ha visto afectada dentro del colectivo de aquellos que tienen una comisión de servicio de enfermedad, por un pinzamiento lumbar que sufre desde hace unos años. Esta fue la causa por la que la destinaron al I.E.S. Los Ángeles, cerca de su casa, ya que realmente la plaza definitiva que sacó hace 10 años fue en el I.E.S. Francisco Montoya, de la localidad de Las Norias.

Respuesta sindical

Como se ha podido observar en los últimos días, las secciones de educación de los sindicatos como el CSIF o CGT han estado informando y ofreciendo apoyo constante en esta problemática. Isabel, que no ha dejado de informarse acerca de los fallos con los destinos mediante todos los medios posibles, comenta al respecto de la respuesta sindical que «los sindicatos están pendientes del problema y en mi caso, por ejemplo, hablé con mi sindicato, que es FETE-UGT y ellos me recomendaron que hiciera la alegación pertinente».

Desinformación

En cuanto a la respuesta por parte de la Consejería de Educación, la profesora de Secundaria explica que «la Junta publicó que habían mandado un escrito personalizado de la Dirección General de la Consejería de Educación informando del error, de que había quedado solucionado y de que ya los destinos saldrían en la resolución definitiva de estos. Aunque se advertía de que el período de alegaciones estaba abierto hasta el día 6 de agosto, personalmente no he recibido tal escrito». De hecho, la afectada asegura que miró en su correo personal y revisó todos los medios de comunicación posibles buscando tal escrito, pero no había recibido «ningún tipo de respuesta de Consejería».

Aunque algunos medios informaron de este problema aludiendo a que sólo afectaba a los interinos, la docente niega que esto sea así, declarando que «este problema ha afectado a todo el colectivo de profesores, no sólo al profesorado interino como se había dicho en algunos medios», por ejemplo, en su caso no es interina, sino que tiene plaza fija y se encuentra en comisión de servicio, como ya se ha explicado anteriormente.

El caso de Isabel es un tanto particular, debido a que se encuentra en el llamado 'grupo b' del funcionariado docente y, además, como aclara ella misma está en un grupo de comisión de servicio que no es el apropiado, ya que se encuentra en el grupo de comisión familiar, que está destinado a profesores con una situación familiar especial, aunque en su caso se la concedan por enfermedad.

Bajo la opinión de Isabel y concretando aún más en las especificaciones del error que se ha cometido en su caso particular, la docente piensa que «la gente que pidió la comisión de servicio en marzo de este mismo año no se le ha tenido en cuenta» a la hora de asignar los destinos, ya que indica que otros casos en los que pidieron la comisión en cursos anteriores sí han salido en las listas de destinos y se les ha tenido en cuenta.

Sin alegaciones

Como afectada, Isabel espera que los errores se solucionen de verdad y no tener que incorporarse a su puesto definitivo en Las Norias, perdiendo así su comisión por enfermedad, ya que debido al pinzamiento lumbar que sufre le es imposible conducir. Dentro de la dimensión que puede alcanzar el fallo en su vida personal, la profesora expone que «este error de la Junta nos afecta porque no podemos alegar nada en contra del centro que nos conceden, ya que el plazo de alegaciones ya ha pasado», por lo que comenta que «se nos ha privado de poder reclamar si no estábamos conformes con el centro asignado, lo que nos deja en desventaja con los profesores que sí pudieron reclamar del 1 al 6 de agosto».

Isabel deja claro que a día de hoy no tiene seguro el destino al que la van a dirigir tras la cadena de fallos, declarando que «no sé dónde estaré trabajando en septiembre, sólo espero seguir en el I.E.S. Los Ángeles». Con respecto a posibles soluciones para errores de este tipo que se den en cursos posteriores, la afectada sólo manifiesta que «la Junta debería ser más eficaz y no tenernos esperando».

Como bien expone la afectada, en definitiva el fallo es de planificación y para que no vuelva a ocurrir, por tanto, se debe llevar a cabo una organización de las plazas junto a sus destinos donde se tengan en cuenta todos los colectivos y no se olvide ninguno de ellos, en pos de que cada docente mantenga o logre el destino que le corresponde según sus méritos.

Lentitud

Este fallo de planificación ya venía precedido, según atestigua Isabel, de otros descuidos, como los referentes a la tardanza en publicar las adjudicaciones. Isabel comentó que en cursos anteriores la resolución de los destinos salía a la luz sobre el 18 de julio aproximadamente y, de hecho, sobre esa misma fecha lo esperaban este año, pero, sin embargo la publicación de los destinos tuvo lugar el 1 de agosto.

Este hecho provocó, explica la profesora, que profesores de toda Andalucía «no pudiéramos irnos de vacaciones por estar pendiente a que saliera la resolución». Además de eso, en otro muchos casos, la falta de información sobre el destino al que se tenían que dirigir el próximo curso provoca un retraso en la búsqueda de hogar y acomodo en ese lugar donde tendrán que trabajar.

Aun con todo esto, para Isabel la verdadera mala noticia llegó cuando sus compañeros de profesión le avisaron del error, fue a comprobar el destino que le correspondía y se encontró con que su DNI no estaba ni registrado en la página de la Junta supuestamente, como declara, «yo no existía para la Junta».

 

Fotos

Vídeos