La Semana Santa mueve en Almería unos once millones de euros, el 59% gracias al turismo

Miles de personas se agolpan en la calle de las Tiendas para ver la 'recogía' de La Soledad. /REUTERS
Miles de personas se agolpan en la calle de las Tiendas para ver la 'recogía' de La Soledad. / REUTERS

El transporte, el tráfico, la oferta cultural y el patrimonio natural son las principales 'quejas' de quienes visitan la capital durante los días de la semana de Pasión

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELESALMERÍA

A Almería capital, la Semana Santa le sienta muy bien. No sólo por el olor a incienso que se posa en el entramado de las calles del Casco Histórico de la ciudad, por las cumplidas estaciones de penitencia, las saetas, la iluminación a velas, el recogimiento y la celebración de los ciudadanos en días señeros para fieles y amantes de las expresiones artísticas y las tradiciones. También porque, tras de sí, esta celebración de religiosidad y devoción popular deja una muy larga estela de euros contantes y sonantes. Concretamente, 10,9 millones de euros que, de suprimirse la liturgia anual, dejarían de movilizarse en la calles y barrios de la capital.

Las cifras las dispone un estudio encargado por el Ayuntamiento de Almería como acompañamiento al dossier con el que se pide al Gobierno central la calificación de estas fiestas pasionales como Fiestas de Interés Turístico Nacional de España -ahora mismo tienen la calificación de Fiestas de Interés Turístico Nacional de Andalucía-. Lo han redactado seis expertos del Colegio de Economistas y de la Universidad de Almería y ha conllevado más de un millar de encuestas, la recopilación pormenorizada de estadísticas y muchas horas de trabajo y discriminación de datos irrelevantes.

Según expuso David Uclés, investigador en economía, director Servicio de Estudios de Cajamar y uno de los especialistas del Colegio de Economistas de Almería, la función de este estudio era la de mostrar una imagen nítida y sin inflar del impacto que supone el hecho de contar con 26 hermandades y cofradías y más de 15.000 cofrades manteniendo las tradiciones de religiosidad popular en las calles de la ciudad. «En torno a un 62% de los residentes en Almería participa como espectador de la Semana Santa», mencionaba Uclés. Sumados a hermanos, cofrades y otros participantes activos, alcanzan un porcentaje que se sitúa en torno al 70% de los habitantes. «Pero para el 82% de los almerienses, la Semana Santa es importante para la ciudad».

Esta percepción se ha mantenido en los resultados netamente económicos. La Semana Santa, de forma directa, implica una actividad económica de aproximadamente 8,3 millones de euros a los que se suman 2,6 millones que se generan de forma inducida. Y en esto, el 59% está íntima y directamente ligado al turismo. Sorprendentemente -alegan- no se trata de un turismo que elija Almería específicamente por conocer su Semana Santa (no en vano, tienen más fama las procesiones de ciudades como Cartagena, Málaga o Sevilla). Pero una vez aquí, los cortejos les satisfacen y les animan a repetir.

«Los motivos que han llevado a los turistas a visitar la ciudad son variados, pero los más seleccionados por los encuestados han sido descanso y relax», revela el estudio, según trasladó Uclés. Le siguen el sol y el clima (38,9%) y motivos familiares (34%). Ahora bien, una vez aquí la valoración es altamente positiva: «Los turistas se muestran mayoritariamente muy satisfechos (62,2 %) o bastante satisfechos (30,2 %) con su estancia en la ciudad. De hecho, ninguno de los encuestados ha respondido la opción 'insatisfecho' del cuestionario», revela el estudio. El documento, no obstante, también apunta a los elementos mejor valorados o aquellos en los que se observa un amplio campo de mejora. Entre lo más destacado por los visitantes, la relación entre calidad y precio en el destino, los servicios gastronómicos y la amabilidad y el trato de los ciudadanos almerienses. Entre lo peor, el patrimonio natural, la oferta comercial, la falta de comunicaciones competitivas o las carencias en el transporte público urbano.

Los turistas que se hospedan en Almería -ya sea en hoteles, hostales, apartamentos o en casa de familiares y amigos- gastan de media unos 64 euros diarios. Son la mayoría. Pero también hay quienes vienen ex profeso para pasar el día y volver a su destino: se dejan unos 43,6 euros al día. Esto, sumado a los 33,9 euros diarios que incrementa el gasto habitual un almeriense medio por día durante la Semana Santa, es lo que lleva a calcular cifras millonarias.

«Era un estudio necesario para darnos cuenta de que el esfuerzo de las cofradías se corresponde con la colaboración recibida por parte de las instituciones», deslizaba Encarnación Molina, en algo que se tradujo como una reclamación a quienes la estuvieran oyendo. «Es un gran atractivo turístico y es grande por su base social», reconocía, por su parte, el alcalde, Ramón Fernández-Pacheco.