El sector educativo pide un salto de calidad para el 2019

El sector educativo pide un salto de calidad para el 2019

Sindicatos, docentes y AMPAS reclaman más inversión para Almería, aunque reconocen que se abre con el nuevo año un tiempo para la incertidumbre. «No sabemos ni siquiera si habrá oferta de empleo o no, aunque entendemos que debe de haberla, cada dos años se convoca, sería la primera vez que no sucediera»

JAVIER NAVARROALMERÍA

El año 2019 llega en el sector educativo con diferentes retos pendientes, algunos ya históricos como la equiparación de los docentes con el resto de las comunidades autónomas españolas o la mejora de las infraestructuras, y, además, en un ambiente que tanto los sindicatos como los representantes de las AMPAS reconocen que es de incertidumbre por el cambio político que se avecina en los próximos días en la administración andaluza, que tendrá una repercusión directa en el sistema educativo. Desded UGT, su responsable provincial de Educación, Iván Martínez, destaca que «nos parece primordial la oferta de empleo público para profesores que no ha dado tiempo de que salga en el BOJA y que con las elecciones de por medio se ha convertido en una auténtica incógnita. Nosotros habíamos acordado con el anterior gobierno que en 2019 se convocarían oposiciones de todas las especialidades, habíamos incluso hecho un cálculo de las plazas que debían convocarse y que estarían alrededor de las 4.500. Ahora no sabemos ni siquiera sí habrá oferta de empleo o no, aunque entendemos que debe haberla, cada años se convoca y sería la primera vez que no sucediera».

Dudas sobre el modelo

En Comisiones Obreras, Juan Pallarés destaca también esa incertidumbre y asegura que «esperamos con preocupación lo que pueda ocurrir con el gobierno andaluz y si las tesis de VOX que se están poniendo encima de la mesa prosperan. Las cosas pueden cambiar de manera radical. Aquí tenemos un problema importante que es la alta tasa de abandono escolar. Lo que han firmado PP y Ciudadanos lo vemos bien, dentro de que el papel lo aguanta todo, pero hay matices, hay que ver cómo se va a sostener todo esto, con qué recursos, ellos siempre ha dicho que su modelo es el de Madrid y eso pasa por muchos centros concertados».

Desde Docentes por la Pública, señalan que el 2019 debe ser un año en el que «se produzca el avance en la mejora de los recursos humanos y materiales para nuestros IES y colegios», para lo que desde el sindicato, que acaba de pasar por su primera reválida electoral, entienden que «hay que seguir exigiendo el cumplimiento normativo referente a ratios, ya que observamos como año tras año en muchos de nuestros centros, muchas de sus unidades comienzan el curso con ratios extraordinarias, más de 25 alumnos en primaria, más de 30 en secundaria, más de 33 en bachillerato, cuando así ocurre en estas unidades se perjudican los procesos de enseñanza y aprendizaje, impiden la atención a la diversidad en una sociedad tan heterogénea como la almeriense, siendo las aulas de la pública claro ejemplo de esta heterogeneidad». También desde FAPACE siguen con expectación los cambios que se puedan impulsar en esta nueva etapa de a educación en Andalucía. Su presidente, Miguel Vera, indica que «queremos que haya un diálogo sincero y valiente de esa nueva administración con todos, con los docentes, padres y alumnado. Hay que revisar los objetivos y los fines de la educación, que tiene que ser de excelencia y para todos. Es necesario aproximar los currículum a las necesidades laborales y poner en valor la innovación en el aprendizaje. Igualmente, es un año para derogar de forma definitiva los aspectos más nocivos de la LOMCE y que la educación esté en el centro del debate político».

A vueltas con las obras

Las infraestructuras es otro de los aspectos que se considera clave para este 2019 y de la mano el programa de climatización que ha tenido en Almería una menor repercusión, hasta el momeno, que en el resto de las provincias. Para Iván Martínez la cuestión «es fundamentalmente de liquidez», admitiendo que «la negociación no es fácil, la Consejería ha atendido nuestras peticiones y entiende que hay centros que no están en las condiciones idóneas. A partir de ahí hay una realidad y es que la inversión es grande y no se puede acometer de golpe. Hay que presupuestar cada año y al final se acabarán realizando actuaciones. Queremos que se incremente el presupuesto y que los propios municipios de los que dependen los colegios inviertan dinero municipal en la climatización en lo que se refiere a centros de primaria».

Pallarés destaca que «hay un plan que detalla esas inversiones, pero nos preguntamos dónde está el dinero. Hay que tener en cuenta que el PP ha apostado por recortes, eso va a ser difícil que se combine con un mayor gasto en infraestructuras educativas. Almería necesita un esfuerzo bestial, las dotaciones no están acordes». En Docentes por la Pública, recuerdan que además de la mejora de infraestructuras son necesarias otro aspectos complementarios como mayores recursos humanos que permitan «mejorar en la atención del alumnado con problemas de audición y lenguaje o aquellos que por su procedencia tienen dificultad con el idioma, más especialistas, tanto maestros en audición y lenguaje como profesorado de ATAL, especialistas estos últimos en alumnado de procedencia extranjera. En ambos casos los recursos existentes son muy escasos y no se consigue la integración completa de dicho alumnado».

FAPACE apunta que «para solucionar temas como la carencia de infraestucturas y de medios o la problemática con los comedores hace falta inversión y nosotros venimos pidiendo que el 5% del PIB se destine a educación. No hay que mirar sólo al ladrillo, hay que buscar la calidad, la inclusión, la equidad,la participación y la excelencia. Sin todo esto, por muchos centros que tengas, no habrá educación de verdad».

La equiparación salarial de los docentes con respecto a otras comunidades autonómicas es una de las líneas marcadas en rojo para las organizaciones sindicales. Para USTEA, este agravio es, si cabe, más notable en lo que se refiere a la Formación Profesional, donde se están ofreciendo unas retribuciones sensiblemente inferiores y unas condiciones que desde la organización se consideran «indignas». Desde el 2016 se han presentado varios recursos para actualizar los salarios.

Más