Salud Mental atiende en Almería a más de 2.000 menores de edad, un 10% de los casos

Usuarios y psicólogas de los centros de día de Faisem de Almería y El Ejido en la mesa informativa instalada ayer en el Paseo de Almería./A. A.
Usuarios y psicólogas de los centros de día de Faisem de Almería y El Ejido en la mesa informativa instalada ayer en el Paseo de Almería. / A. A.

Especialistas insisten en la necesidad de llevar a cabo un diagnóstico precoz para evitar trastornos mentales graves en el futuro

Alicia Amate
ALICIA AMATEALMERÍA

Si aún existe un tabú en materia sanitaria, este es el de la salud mental. Una de cada cuatro personas -según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS)- sufrirá a lo largo de su vida algún trastorno mental. Sin embargo, en pleno siglo XXI, asumir que uno mismo o algún familiar cercano padece una enfermedad de este tipo sigue siendo una compleja tarea dada la histórica imagen negativa de este tipo de patologías que, por otro lado, diagnosticadas a tiempo y con el tratamiento adecuado pueden ser compatibles con una vida estable. De ahí que este año el Día Mundial de la Salud Mental, que se celebró durante la jornada de ayer, se haya centrado en los más jóvenes, que suponen el 10 por ciento de los casos atendidos en Andalucía.

Solo en la provincia de Almería, las unidades de Salud Mental Comunitaria (dispositivo de atención ambulatoria) atendieron a 2.146 menores de edad durante el año pasado de los que 1.223 eran chicos y 923, chicas; mientras que las unidades de Salud Mental Infanto-Juvenil (especializados en este tipo de pacientes en régimen ambulatorio o de hospitalización completa o parcial) recibieron a 1.442 casos de menores de 18 años en 2017. De nuevo, con mayoría de varones (1.027). En ambos dispositivos, eso sí, apuntan desde la Delegación de Salud que el diagnóstico más frecuente fue el de trastornos de inicio en la infancia y la adolescencia y de ansiedad. «En la adolescencia y los primeros años de la edad adulta se enfrentan muchos cambios que pueden provocar estrés y conflictos que, en algunos casos, si no se afrontan adecuadamente pueden dar lugar a trastornos mentales», apunta sobre la necesidad de realizar un diagnóstico precoz el director del Plan Integral de Salud Mental, José Carmona.

Después del diagnóstico llega la aceptación y el tratamiento. Un proceso en el que se debe implicar tanto el paciente como su entorno familiar y social. Sin embargo, desde las unidades de Salud Mental y las distintas asociaciones de familiares y usuarios se ha propuesto ir más allá y lograr que la implicación trascienda, además, a la sociedad en general. Para ello, con motivo del Día Mundial de la Salud Mental se están llevando a cabo distintas actividades en la capital dentro del proyecto 'Almería, tierra sin estigmas' del que forman parte organizaciones sin ánimo de lucro así como la Unidad de Gestión Clínica de Salud Mental de Almería o la Fundación Pública Andaluza para la Integración Social de Personas con Enfermedad Mental (Faisem).

La programación comenzó el pasado martes con una conferencia en la Universidad de Almería en la que personas diagnosticadas con alguna enfermedad mental expusieron sus casos. Durante la jornada de ayer, el Museo de Almería acogió actividades culturales, entre ellas, el fallo de un concurso literario para el que se han presentado más de 200 relatos llegados desde una veintena de países.

Fotos

Vídeos