Salarios, plus de transporte, prevención y condiciones indignas, grandes motivos

Trabajadores en la recolección de melón./J. E. R.
Trabajadores en la recolección de melón. / J. E. R.

Los sindicatos detallan al máximo, incluso la localización de las fincas, sus denuncias ante Inspección de Trabajo

J. E. R.ALMERÍA

En las denuncias presentadas en los últimos años figuran numerosas causas. La más presente en todas ellas corresponden al salario que reciben los trabajadores. Al respecto, existe en este campo, explicó Javier Castaño, secretario general del sindicato provincial de industria de Comisiones Obreras de Almería, disparidad en el criterio a la hora de establecer lo que gana el empleado en una jornada, lo que implica una retribución por hora distinta por el desarrollo de una misma actividad de una empresa a otra.

«Contamos con casos en los que están cobrando la hora por debajo de 4 euros, algunos que pagan algo más de este dinero, y otros que se acercan a lo estipulado en el convenido que son algo más de los 46 euros por jornada de trabajo», explicó Castaño, quien señaló que la hora de trabajo en una jornada normal está establecida en 5,85 euros.

La infra declaración de las jornadas que se realizan realmente en otras de las cuestiones que miran con lupa los sindicatos en el convenio del campo. En este sentido, denuncian un fraude a la Seguridad Social que fijan en aproximadamente 50 millones de euros anuales, apuntaron desde los sindicatos de trabajadores CC OO y UGT, recientemente, cuando informaron sobre las negociaciones para la renovación del convenio colectivo del campo en la provincia, que en estos momentos se mantiene bloqueado debido al distanciamiento en las propuestas de ambas partes, sindicatos y patronal. «Rara vez se declaran todas las jornadas que se trabajan realmente. Esto es muy sencillo de comprobar ya que hay estudios que aclaran que unidad de trabajo se emplea en la producción de cada una de las frutas y hortalizas que se cultivan en Almería».

El plus por transporte también trae en 'jaque' a los sindicatos puesto que «no se cumple lo que fija el convenio», dijo el secretario general del sindicato provincial de industria de Comisiones Obreras de Almería. «Hay casos en los que no se está abonando este derecho directamente. En otros lo incluyen dentro de la retribución de la jornada laboral, que ya de por sí es menor a la que indica el convenio».

Las denuncias que presentan los sindicatos están detalladas al máximo para que Inspección pueda actuar directamente. Las dificultades de ubicar la explotación en el entramado complejo de invernaderos en la provincia de Almería son salvadas desde un primer instante. Y es que «en el documento se especifica la ubicación exacta del lugar de trabajo para que los inspectores acudan directamente al mismo y puedan llevar a cabo sus comprobaciones». Estas empresas, en muchos casos, aseguró el responsable sindical de CC OO, tienen su sede social en lugares distintos, en los que los inspectores apenas pueden actuar, solo en algunos casos, pueden limitarse a requerir documentación empresarial para determinar la regularidad laboral de los empleados.

Asimismo, se denuncian por parte de los sindicatos casos en los que no se cumplen unas condiciones óptimas laborales, como la falta de aseos en el lugar de trabajo, un comedor o simplemente que no se les facilita agua. Además, mantienen un pulso con las empresas para que se cumplan las medidas establecidas en la prevención de riesgos laborales.

Todas estas cuestiones, junto a la premisa de la eventualidad del colectivo laboral en el campo, son las que se están negociando en el actual convenio, en la renovación del mismo. La antigüedad de los trabajadores fijos discontinuos y sus derechos es otro de los temas en los que sindicatos CC OO y UGT y las organizaciones Asaja y Coag, y Asempal, no se ponen de acuerdo.