Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Quieres una experiencia sin límites y con servicios exclusivos?

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

'Resu' y 'Susana'

Es el ninguneo a la política, a la mujer, a quien ostenta el poder o a quien se lo ha ganado o ha ganado una larga batalla y tiene sexo femenino

MARTA SOLERALMERÍA

No es la primera vez que leo en un periódico local que se hace referencia a la presidenta de la Junta de Andalucía, como 'Susana'. Nunca he leído en esos mismos medios 'Manuel' o 'José' al hablar de Chaves o Griñán. Pero 'Susana' sí. Lo he leído más de tres y más de cuatro veces. En su última visita a Almería ya fue el colmo del chabacanerismo leer en una misma página 'Susana' y 'Resu' en otro titular. 'Resu' es como le llaman en casa. Es como 'Chiqui', 'Bollito' o 'Tocinito de cielo'. La señora se llama Resurrección y entra, perfectamente, en un titular. Más corto es 'Galera', pero se optó por el 'Resu' cuando días antes cabía perfectamente 'soterramiento' o 'esternocleiomastoideo' en el mismo rotativo. Al obispo no se le llama 'Adolfo' ni al vicario 'Miguel'. Todos ellos merecen que se les reconozca, al menos, el primer apellido. Resurrección Galera, no. Ni a Juanma Moreno se le llama 'Juanma' en un titular.

Tampoco se hizo con 'Javier' Arenas cuando ostentaba el cargo que ahora tiene Moreno. Pero sí se hace con Susana Díaz. Curiosamente se le llama Susana cuando trae noticias buenas, como fueron los cerca de 19 millones de euros para la modernización de invernaderos que entregó a los agricultores hace una semana. Entonces es 'Susana'. Ni Junta, ni Consejería de Agricultura, ni Administración andaluza. Para qué le vamos a dar tanta importancia. Mejor poner 'Susana', le damos otro aire, y parece que lo trae en calderilla desde San Telmo y a punto han estado de quitárselo de la diligencia. Siempre se ha dicho que el tamaño importa. En un titular, mucho. Escribo titulares cada semana y me atrevo a decir que 'Díaz' entra mejor que 'Susana' en una línea, pero la preferencia, a veces, no es el tamaño.

Sobre gustos, colores. Un buen amigo y mejor periodista me dijo una vez cuando entré a hacer prácticas en este periódico que si un fallo se repite, la culpa no la tiene la o el redactor, sino que radica en las entrañas de la edición del medio en cuestión. Eso sucede cuando lees más de cuatro veces 'Susana' o 'Resu' en un titular. Que canta. La inspiración puede faltar un día, pero tantos es para hacérselo ver. Entiendo que en la redacción del Diario de Babilonia costara trabajo meter Nabucodonosor II en un titular a una columna, pero en el siglo XXI Díaz entra sin problemas. Atanagildo, Amalarico o Khindasvinto tenían que traer, igualmente, quebraderos de cabeza a los diarios de la época. Quienes escribimos en un periódico sabemos lo que es el track y la escala horizontal/vertical que te permite jugar con el cuerpo de la letra hasta poder encajar la palabra.

Pero aquí el juego es otro. Es el ninguneo a la política, a la mujer, a quien ostenta el poder o a quien se lo ha ganado o ha ganado una larga batalla y tiene sexo femenino. A ver para cuándo un 'Gabriel', 'Rafa', 'Íñigo' o 'Juanjo'; o un 'Pedro', 'José Luis' o 'Fernando' para hablar de políticos tanto de uno como de otro. No es una cuestión de ideología política, sino de ideología machista. Si 'soterramiento' no queda en un 'soterra' o 'estructuración' en un 'estructu' no se entiende un 'Resu' como tampoco hubo un 'Reces' de 'Recesvinto'. Ahora, si la tónica va por ahí que se extienda por igual y que se llame a todo el mundo por su nombre de pila en los titulares. Y si tiene un mote, mejor. Económico, divertido y, sobre todo, igualitario.

Contenido Patrocinado

Fotos