Requisan dos kilos de coral rojo en el puerto de Almería

Requisan dos kilos de coral rojo en el puerto de Almería

La Guardia Civil halla en un vehículo procedente de Nador una pieza que no tenía documentación legal que amparase su procedencia

DANIEL SERRANOAlmería

Los agentes de la Guardia Civil de la Comandancia de Almería, que realizan controles habituales a personas y vehículos que proceden del norte de África, requisaron, el pasado día 9 de septiembre, una pieza de coral rojo de 2.000 gramos de peso de uno de los buques con destino al Puerto de Almería.

La actuación de los agentes comenzó cuando observaron un vehículo que desembarcó del buque 'Almariya', procedente de Nador. El conductor, al ser preguntado, declaró que no tenía nada que declarar.

El instinto de la Benemérita les hizo sospechar que este podría estar ocultando mercancía en el vehículo, por lo que los agentes procedieron a realizar una inspección del mismo, hallando oculto en su interior una pieza de coral rojo de dos kilogramos de peso.

En el desarrollo de la actuación, los agentes requirieron la garantía del responsable, que no logró aportar la documentación legal que amparaba la procedencia y tenencia de la pieza incautada.

Los agentes levantaron acta de aprehensión dirigida al Administrador de Aduanas e Impuestos Especiales en Almería.

La Guardia Civil ha aprovechado para recordar que el tráfico ilegal y el furtivismo de especies silvestres es una de las actividades ilícitas organizadas más lucrativas a nivel mundial. En este sentido se estima que los beneficios procedentes de este tráfico se sitúan en una media de 16.000 millones de euros a nivel mundial.

Igualmente, dicho tráfico ilegal y el furtivismo de especies silvestres afecta a un amplio abanico de especies protegidas, entre las que se encuentran los elefantes, rinocerontes, corales, grandes felinos y simios.

El convenio Cites sobre el comercio internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre, del cual España forma parte desde mayo de 1986, regula el comercio de especies amenazadas y busca preservar su conservación, labor en la que la Guardia Civil y en especial el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) se encuentran totalmente comprometidas. En el caso del comercio ilícito de marfil, se ha observado un incremento desde 2007.