El psicólogo de Patricia Ramírez sostiene que la relación de Quezada con el padre provocaba «angustia» en el pequeño Gabriel

El psicólogo de Patricia Ramírez sostiene que la relación de Quezada con el padre provocaba «angustia» en el pequeño Gabriel

Familiares y amigos de la familia describen cómo se comportó la autora confesa de la muerte del niño durante los días de búsqueda

ALICIA AMATEAlmería

Familiares y amigos de la familia describen cómo se comportó la autora confesa de la muerte del niño durante los días de búsqueda: «Cuando había que declarar, decía que se había caído, que le dolía un pie, después el otro...»

Además del interrogatorio de la acusada, Ana Julia Quezada, que las tres horas para la elección de los miembros del jurado de ayer no permitió realizar, durante la sesión de hoy -segunda de las ocho programadas- han declarado diez personas en calidad de testigos, entre ellos, los padres del pequeño Gabriel Cruz, por cuya muerte se enfrenta la dominicana de 45 años a una pena de prisión permanente revisable.

Después de las casi dos horas de interrogatorio de Quezada, se ha sentado ante el tribunal de jurado el psicólogo de Patricia Ramírez, declarando como testigo para, así, poder liberarse del secreto profesional que debería mantener en caso de hacerlo como profesional.

A las preguntas de la acusación particular, ejercida por el letrado Francisco Torres, ha revelado que su paciente, la madre del niño Gabriel Cruz, le había hablado con anterioridad a los hechos sobre «ciertos momentos de angustia» que estaba viviendo el pequeño, motivo por el que instó a Ramírez a poner al menor en manos de una profesional.

Entre las recomendaciones de la psicóloga infantil acerca de la situación del pequeño, se encontraba que su padre realizase más «actividades a solas» con él dado que tenía un «sentimiento de abandono» desde que comenzó su relación con Quezada. Esto ocurrió, según el testimonio del psicólogo, el 22 de febrero, cinco días antes de la muerte del menor en Níjar.

«Era un niño especialmente correcto, con una estructura moral sólida (...), un niño de una nobleza espectacular», ha remarcado durante su interrogatorio este profesional de la Psicología que trata a Patricia Ramírez desde mayo de 2017 «a resultas de un hombre que la acosaba».

El 27 de febrero de 2018, por la noche, la madre del menor que acababa entonces de desaparecer contactó con él para «ayudarle» ante el «cuadro de ansiedad que presentaba» por lo que se mantuvo con la familia durante todos los días de búsqueda.

Estuvo presente, de hecho, de acuerdo a su testimonio bajo juramento, en una reunión realizada para hablar de la posibilidad de aumentar la recompensa ofrecida para dar con el niño -siguiendo la decisión tomada por Quezada y el padre del menor- «para observar si había un cambio de actitud entre personas del entorno» y en contra del a recomendación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado implicadas en la búsqueda.

La acusada llegó posteriormente a este encuentro y el profesional «observó un estado de agitación» en su comportamiento. También ha reconocido que, tras hallar la camiseta, la dominicana le manifestó que su hija «sospechaba» de que hubiera sido «su expareja», quien también ha testificado esta mañana.

El exmarido de Ana Julia Quezada

Divorciado desde «hace 3 años» de Ana Julia Quezada, el que fuera marido de Quezada antes de conocer a Ángel Cruz y con quién la procesada se mudó a Almería tras contraer matrimonio en Burgos ha cerrado la sesión matinal de hoy. Durante su intervención ha puesto de manifiesto que fue a «800 metros» de la vivienda de Las Negras, pedanía perteneciente a Níjar y cercana a Las Hortichuelas y Rodalquilar, donde la dominicana fingió hallar de forma sorpresiva una camiseta del pequeño Gabriel que ella misma habría colocado anteriormente. «Había que pasar por mi casa para alcanzar esa localización», ha explicado durante su declaración, al última de la sesión matinal del día.

Previamente, fue llamada ante el tribunal una amiga de Ángel Cruz que halló el teléfono móvil de la procesada «colocado» sobre unos matorrales de cierta altura, devolviéndoselo a Quezada quien «en vez de mirarlo» lo dejó sobre la mesa.

Esta testigo, que como el resto a excepción del psicólogo ha pedido la 'protección' de biombos para no ver a la acusada, ha narrado que la expareja de su amigo iba a trabajar con ella y describió alguna situación en la que habría criticado el hecho de tener que hacerse cargo del pequeño.

Sesión de tarde

Tras algo menos de dos horas de receso, pasadas las 15.30 horas se ha reiniciado la segunda sesión durante la que han testificado, además de los padres del pequeño, su abuela y su prima menor de edad, tres miembros del entorno social y familiar de Ángel Cruz.

«Creo que eran las cinco de la tarde o así, llegó (Ángel) diciendo que se había perdido el niño», algo que le «extrañó mucho» dado que «los niños »siempre están allí sueltos«, ha narrado este amigo del padre del niño Gabriel sobre cómo» empezó toda la historia. Acerca de la entonces pareja de su amigo, ha asegurado que la vio «muy normal» como si no hubiera pasado nada, algo que ahora, sabiendo, le resulta extraño.

«Estaba pendiente de Ángel, encima de él», ha relatado una familiar de este acerca de Quezada durante los días de búsqueda, primer contacto que tenía con la pareja desde que comenzaran la relación meses atrás. Ha remarcado cómo la acusada «no se ocultaba de las cámaras» y que desde que apareció la camiseta notó «un comportamiento distinto» en ella.

«La actitud ya la tenía antes pero no la había detectado. Cuando había que declarar, decía que se había caído, que le dolía un pie, después el otro...», ha descrito sobre el comportamiento de la autora confesa de la muerte del niño de ocho años en Níjar.

El interrogatorio de esta familiar, la última en sesión abierta del día, ha concluido con la manifestación expresada a las preguntas de la representante de la Fiscalía para describir cómo Quezada la conminó a «retirar maderas para relajarnos» en la finca de Rodalquilar donde yacía desde hace días el cadáver del niño. «Ana siempre quería ir a Rodalquilar. Y yo también. Ella en algún momento del día siempre quería ir a Rodalquilar», ha sentenciado.