El proyecto de obras de Antonio Vico se 'choca' con parte de la muralla islámica

Plaza del Carmen levantada como consecuencia de las obras de mejora de la calle Antonio Vico. /IDEAL
Plaza del Carmen levantada como consecuencia de las obras de mejora de la calle Antonio Vico. / IDEAL

Fomento se ve obligado a cambiar de planes ante la inviabilidad de ejecutar las actuaciones sin afectar al patrimonio arqueológico

Sergio González Hueso
SERGIO GONZÁLEZ HUESOALMERÍA

Las obras de reforma de la calle Antonio Vico y su entorno han tenido que ser paralizadas. Hay temores serios de que se pueda dañar patrimonio arqueológico si las actuaciones se ejecutan tal y como se aprobaron en su día. Así lo ha certificado un informe especializado encargado por la dirección facultativa de las obras, en el que se comunica al área de Fomento del Ayuntamiento de Almería la necesidad de variar los planes a través de modificar el proyecto en aquellas tareas que impliquen una «excavación profunda» pues estas pueden afectar al lienzo amurallado que baja del cerro de San Cristóbal hacia la calle Antonio Vico.

Y es que después de los primeros trabajos en zanjas se ha observado que partes de esta construcción «afloran a una altura muy superficial», se puede leer en un expediente llevado a la junta de gobierno local a finales de noviembre.

Tras el descubrimiento se solicitó a la empresa Arqueología Técnica y Urbana SL (misma que se encargó de hacer el seguimiento de la obra) un informe detallado. Efectivamente el resultado del mismo fue concluyente: «La evidencia de la presencia de la muralla en la calle Antonio Vico y la expansión de la necrópolis a lo largo del resto de calles afectadas, nos plantea que una intervención de sustitución del actual trazado de alcantarillado, con la re-excavación de las correspondientes zanjas para el cambio de los tubos actuales y la generación de sus correspondientes arquetas para los pozos, tendría un impacto alto, tanto sobre los restos teóricos de la muralla conservada, como en el área de la necrópolis». Y esto se hacía extensible a otros trabajos aún pendientes de hacer como el saneamiento, el trasplante de árboles, el cambio de las canalización eléctricas o de telefonía o la sustitución de parte de la red de abastecimiento. En definitiva, cualquier obra que supusiera excavar más de medio metro en el suelo. Con todo esto sobre la mesa, la dirección facultativa giró una comunicación al Ayuntamiento solicitándole un modificado apelando al interés público de las causas y asegurando que pese a los cambios se mantendrían intactos «los fines y características básicas del proyecto inicial», exponen.

Proponen para cada una de las labores afectadas alternativas técnicas que evitarían las profundas excavaciones. Como por ejemplo no trasplantar los árboles desplazando el eje de la calle, reducir el número de tubos o directamente no proyectar actuaciones tan profundas.

El Ayuntamiento ha aceptado y ha autorizado en junta de gobierno que se haga el modificado. Este va a suponer un aumento de la inversión (en casi 65.000 euros) y también del plazo (15 días).