Y la primavera llegó con el Resucitado

El Resucitado, en las calles de Almería. /J. L. MATARÍN
El Resucitado, en las calles de Almería. / J. L. MATARÍN

El Domingo de Resurrección en la capital se levantó apacible y soleado, un día totalmente primaveral para recibir a Cristo resucitado | Los almerienses se echaron a la calle para celebrar el triunfo de la vida sobre la muerte de Jesús

AROA GARCÍA ACEDOALMERÍA

Alrededor del mediodía la plaza de la Catedral volvía a bullir de gente. Dentro del templo-fortaleza se celebraba la eucaristía del Domingo de Resurrección por el obispo, Adolfo González Montes, tras la cual saldría desde allí Jesús Resucitado. Y a la una del mediodía, las puertas de la Catedral se abrían por última vez esta Semana Santa. Comenzaban su estación de penitencia la Hermandad de Jesucristo Resucitado, Señor de la Vida, y María Santísima del Triunfo.

Una cruz de guía velada en blanco, con un sudario cuidadosamente dispuesto en ella y dos bocinas con paños en albero, anunciaba que salía la hermandad. Bocinas que este año son estreno, de Orfebrería Hermanos Fernández, y cuyos paños han sido confeccionados por el Taller de Bordado Virgen del Consuelo de Almería.

Y, tras ellos, el primer tramo de nazarenos, la guardería, los niños, que esta mañana de domingo eran muy numerosos, con túnica blanca con cíngulo dorado y capelina en color albero y con campanitas en sus manos. Los pequeños de esta hermandad nos comunicaron que el Señor es vida con el tintineo de decenas de campanas que llevaban en sus manos. Y, a continuación, los jóvenes de la hermandad, también a cara destapada comenzaron el cortejo.

El otro estreno, llevado por un nazareno con capa y túnica blanca con cíngulo dorado, es la segunda fase del guión corporativo elaborado por Javier Barranco en el taller Virgen del Consuelo, que le ha otorgado una señal de identidad importante a esta joven hermandad. Junto a él, un ramo de girasoles escoltándolo.

Continuó el cortejo, ahora con nazarenos totalmente de blanco, túnica y antifaz, cíngulo dorado, en un cortejo que ha visto aumentar, este año hemos visto como el número de nazarenos es mucho mayor que en años anteriores.

El Libro de Reglas, delante de la presidencia. Un libro de Reglas en albero y plateado; y, en la presidencia, el alcalde de la ciudad, Ramón Fernández-Pacheco, y la presidenta de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Almería, Encarnación Molina, para dar paso a los acólitos de la hermandad vestidos con túnica blanca, cíngulo dorado y capelina albero que daban lugar al consiliario de la Hermandad, Manuel Pozo Oller justo delante del paso.

La voz de Juan Diego Linares nos marcó que el Señor resucitado estaba en la calle, un paso adornado con margaritas blancas y gerberas amarillas acompañados por girasoles, detalle este que quiere la Hermandad del Resucitado que sea homenaje y oración por el pequeño Gabriel.

Un paso que representa a Jesús resucitado ascendiendo a los cielos, portando en su mano derecha una cruz que nos marca el cielo que Federico Coullant-Valera Mendiguita realizara en el año 1960.

Detrás de Él, la Agrupación Nuestra Señora del Mar, que nos dejó escuchar los últimos sones de esta Semana Santa del 2018.

Cambios

Esta hermandad va a tener en los próximos años grandes e importantes cambios. En octubre de 2017, se presentó la maqueta del nuevo grupo escultórico de Jesucristo resucitado, que está siendo ya realizada por el imaginero José María Leal. Si se siguen los plazos establecidos, al final de 2019 podremos vivir la bendición del Señor de la Vida y hará estación de penitencia por la calles de Almería el 12 de abril de 2020.

Lo hará, además, desde su sede canónica, en la iglesia de Monserrat, y en un paso que también está ya encargado al carpintero de Los Palacios Enrique González.

Un momento que será muy esperado por todos los cofrades.