El precio de la vivienda usada sube un 1,12% en Almería frente al año pasado

El precio de la vivienda usada sube un 1,12% en Almería frente al año pasado
RAMÓN L. PÉREZ

La capital no está entre los municipios con más actividad inmobiliaria y apenas alza los precios en nueve centésimas en los últimos doce meses

M. C.ALMERÍA

La actividad inmobiliaria vuelve, poco a poco, paso a paso, a una situación de normalidad y avance progresivo de precios después de una década de descenso sin frenos y con un stock imposible de comercializar. Sin embargo, todo va por barrios. En la provincia de Almería, el precio de la vivienda apenas subió un 1,12% interanual, cifras muy inferiores a las que arrojó Andalucía de media (un 7,01%). Los datos los daba a conocer ayer Pisos.com en su informe mensual de precios, en el que señalaba que Andalucía está entre la mitad de autonomías españolas con un mayor crecimiento.

«El factor geográfico sigue definiendo el comportamiento del precio de la vivienda de segunda mano», afirmó ayer Ferran Font, director de Estudios de Pisos.com, que admitía que la brecha existente entre las diferentes zonas españolas es lo suficientemente elocuente. «Hemos sido testigos de cómo las ciudades que lideran el mercado fueron las que primero se recuperaron y estabilizaron, con unos precios medios a día de hoy muy cercanos a los de antes de la crisis. Así, en ciudades como Madrid y Barcelona, la vivienda usada podría seguir sin encontrar su techo mientras no crezca la oferta de alquiler residencial y la obra nueva». En este lado de la balanza están, por ejemplo, las grandes capitales andaluzas. Málaga ha registrado un incremento de precios del 19,73%, Sevilla del 14,42%. Son, ambas, cifras muy superiores a las que se dan en el resto de sus respectivas provincias. La otra cara de la moneda la ponen, según Font, «localizaciones con una demanda menos activa y cierto stock pendiente de drenaje en las que, tras producirse serios recortes, el cambio de tendencia ha tardado más en llegar, por lo que los incrementos se han ido sucediendo de forma más contenida». Sería este el caso de Almería, provincia que junto a Castellón y Toledo contaba, durante la crisis económica, con el mayor stock de viviendas sin vender. Muy especialmente en municipios concretos como Roquetas de Mar, El Ejido, Almería capital, Vera y Mojácar.

«Es importante que el esfuerzo financiero que realizan los compradores se mantenga en niveles razonables, para lo cual es deseable que las entidades sigan analizando en detalle la solvencia de sus clientes y concediendo hipotecas de forma prudente», advertía Font. Una situación que se dio de forma drástica una vez la crisis financiera dio su cara más cruenta. «Resulta esencial que aquellos ciudadanos que todavía no pueden convertirse en propietarios tengan la posibilidad de encontrar en el mercado del alquiler una alternativa que no ahogue su capacidad de ahorro», agregaba. Ciertamente, los precios del alquiler son a día de hoy un problema. Sin ir más lejos, es difícil encontrar un piso para arrendar por menos de 500 euros al mes en Almería.

Fotos

Vídeos