El Caso Poniente, al borde de llegar a la Audiencia Provincial

Varios agentes durante la Operación Poniente, el 20 de octubre de 2009, en El Ejido./R.I.
Varios agentes durante la Operación Poniente, el 20 de octubre de 2009, en El Ejido. / R.I.

Los últimos recursos ultiman la fase intermedia antes de que el tribunal provincial reciba la instrucción y ponga fecha al juicio

M. C.ALMERÍA

La investigación judicial del conocido como Caso Poniente, la más importante y voluminosa causa sobre presunta corrupción en instrucción en la provincia de Almería -medio centenar de investigados, más de 71 millones presuntamente saqueados de las arcas públicas ejidenses- está a paso y medio de llegar, casi diez años después de que la denuncia de Anticorrupción ingresase a los juzgados, a la Audiencia Provincial de Almería.

Después de que el juez que ha cerrado la investigación de la causa, el titular Juzgado de Instrucción número 2 de Almería, diese carpetazo a las diligencias, los abogados defensores del aproximadamente medio centenar de personas llamadas a sentarse en el banquillo entregaron, como muy tarde ayer, con el tope situado en las 15 horas, sus escritos de defensa -textos en los que, a la vista de las pruebas existentes en la causa, los letrados sacan conclusiones que persiguen limitar o eximir a sus defendidos de responsabilidades penales en los hechos sometidos a juicio-.

Con este trámite solventado, ya sólo quedaría resolver «un par de recursos», indicaron fuentes judiciales, para que el camión de las mudanzas traslade los miles de folios archivados en decenas y decenas de tomos a los despachos de la Audiencia Provincial, tribunal que se encargará de enjuiciar la causa y que deberá ponerle fecha a la tanda de sesiones del juicio oral. Los plazos habituales en la Audiencia para el desarrollo de los juicios lleva a pensar a los letrados consultados por este diario que no habrá cita en el banquillo hasta otoño de 2019.

Entre otras cuestiones que tendrá que dirimir la Audiencia Provincial está el calendario de sesiones para la vista oral, pero también la aceptación o denegación de las pruebas solicitadas por los letrados o, algo previo, la designación de un emplazamiento lo suficientemente grande como para albergar una vista oral masiva: se requiere de espacio para los acusados, sus letrados, los abogados de las acusaciones y para el público -además de una localización para los medios que se acrediten para el seguimiento de las sesiones-.

El Caso Poniente surge de una denuncia de la Fiscalía Anticorrupción ante los juzgados de Almería tras tener conocimiento por escritos de terceros de presuntas irregularidades en torno a la gestión del Ayuntamiento de El Ejido y de la empresa mixta Elsur -participada, además de por el Consistorio ejidense, por la multinacional Abengoa-. El 20 de octubre de 2009, el Juzgado de Instrucción número 2 de la capital capitaneó una operación en la que la policía judicial detuvo a una veintena de personas, entre ellos el entonces alcalde de El Ejido, Juan Enciso; y el interventor municipal, José Alemán; considerados figuras cruciales en la presunta trama.