La Policía Nacional de Almería interviene el triple de marihuana que el año pasado en operativos antidroga

La Policía Nacional de Almería interviene el triple de marihuana que el año pasado en operativos antidroga

El cultivo de macetas de este estupefaciente se ha convertido, por sus características y por su proliferación, en uno de los grandes retos delincuenciales de Almería

MIGUEL CÁRCELES

El sigilo -obvio- con el que operan las organizaciones que se dedican a la plantación y venta de marihuana en la provincia de Almería, la mayoría, con un hermetismo debido por los vínculos familiares de sus miembros, no ha impedido que los agentes del Cuerpo Nacional de Policía hayan arrestado a 152 personas sólo durante el primer semestre de 2019. Y exclusivamente en operaciones antidroga en las que, atención, se ha decomisado más de dos toneladas y media de marihuana. En total, 18.407 plantas, casi 2.700 kilos de estupefaciente, cerca del triple de los datos arrojados el pasado año en uno de los principales retos delincuenciales de la provincia. Las cifras son tan abultadas que cuesta dimensionarlas. Valga para ello recordar que en el mismo periodo pero de 2018 fueron detenidas por la Policía Nacional 116 personas, e incautadas 14.242 plantas que pesaron 951 kilos: esto es, el decomiso policial se ha triplicado en doce meses. Además, casi totalidad de los arrestados ingresaron en prisión provisional de manera inmediata.

Este drástico incremento en los operativos policiales es un logro específico de la Policía Judicial que requiere de claros indicios de violación de la ley: no en vano la mayor parte de las plantaciones están ocultas en el interior de viviendas que comparten estancias con sus moradores, lo cual hace necesario de la existencia de un auto judicial que autorice la entrada y registro. De enero a junio, y sólo en Almería, la Policía practicó 57 registros domiciliarios; mientras que los agentes destinados en El Ejido se encargaron de realizar 32 registros relacionados con la proliferación de plantas de marihuana, casi el triple que hace un año.

Enganches ilegales

Además, dichos cultivos in door necesitan para su proliferación unas condiciones de luz, temperatura y humedad que sólo se pueden conseguir de manera artificial mediante máquinas de gran consumo. Muchas de ellas, la inmensa mayoría, se encuentran conectadas ilegalmente a la red eléctrica. Las acometidas ilegales, además de constituir un delito penal de defraudación eléctrica, suponen un problema de seguridad y salud, además de afectar a la convivencia vecinal. En actuaciones conjuntas con técnicos de la compañía Endesa, en lo que va de año la Policía Nacional en Almería y El Ejido, ha desmantelado 505 enganches ilegales, más del doble de los 212 realizados en el mismo periodo semestral de 2018.

Resulta también significativo el número de armas de fuego incautadas, 16 frente a 13 del año pasado. Sólo este elemento ya refleja por si mismo la peligrosidad que entraña la realización de dicha labor ilegal –y los operativos policiales contra estas organizaciones–.

En muchos casos, los responsables de las plantaciones de marihuana, se abastecen de armas para la defensa ante robos por parte de otros clanes u organizaciones, además de como útil de defensa personal por rencillas o disputas suscitadas con motivo de las ingentes cantidades de dinero que se manejan. La Policía Nacional en Almería y El Ejido ha intervenido más de 63.000 euros en metálico en el transcurso de los seis primeros meses de este año.

También se han dado situaciones de hacer uso de dichas armas letales, ante los agentes, para impedir su detención y posterior ingreso en prisión. Afortunadamente, en ninguna de estas situaciones de alto riesgo ha tenido que lamentarse un desenlace fatal.