La Policía atribuye la agresión mortal en Almería a varios autores huidos que dieron a la víctima por muerta

Zona de El Puche en la que vivía el hombre fallecido tras ser atado y agredido en su vivienda./IDEAL
Zona de El Puche en la que vivía el hombre fallecido tras ser atado y agredido en su vivienda. / IDEAL

A falta de conocer los resultados de una autopsia, los primeros indicios de la investigación apuntan a que la muerte se produjo por la paliza de la que había sido víctima esta persona y en la que no se habrían empleado otras armas, ni blancas ni de fuego

Alicia Amate
ALICIA AMATEAlmería

Extrañado por la ausencia de su vecino entró en su vivienda de la calle Parque de los Niños de El Puche. Allí, lo encontró atado de pies y manos, con un cable rodeándole el cuello e inconsciente. Rápidamente, alertó a los servicios de emergencias de 061, quienes enviaron una ambulancia al lugar en torno a las 16.30 horas. Al descubrir la situación, los efectivos sanitarios solicitaron la presencia de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, personándose en el lugar efectivos de Policía Local de Almería y Policía Nacional, minutos después.

Todo parecía indicar, según confirmaron desde de la Comisaría de Almería, que este vecino de El Puche de 48 años de edad había sido víctima de una brutal paliza que le había dejado «casi en coma», estado en el que se encontraba al ser trasladado durante la tarde del lunes a la UCI del hospital de Torrecárdenas, revelaron desde el entorno sanitario. Alrededor de 24 horas después, este hombre falleció en el mismo centro hospitalario, donde los profesionales sanitarios no pudieron hacer nada por salvar su vida.

A falta de conocer los resultados de una autopsia, los primeros indicios de la investigación apuntan a que la muerte se produjo por la paliza de la que había sido víctima esta persona y en la que no se habrían empleado otras armas, ni blancas ni de fuego. En el interior de la vivienda, por su parte, no hallaron nada de valor dado que el fallecido es un vecino que vivía «casi en la mendicidad».

Desde Policía Nacional, que desde la tarde del lunes investiga unos hechos que tras el fallecimiento de la víctima podrían suponer un delito de homicidio o asesinato, barajan como una posibilidad inicial que la paliza se debiera a un ajuste de cuentas «desproporcionado» al tiempo que atribuyen lo ocurrido a varias personas y no a un único autor. Asimismo, consideran que los ejecutores de la mortal agresión podrían haber abandonado la vivienda del fallecido tras dejarlo inconsciente porque «creyeron que ya estaba muerto», explicaron fuentes cercanas al caso.