Pere Ventura, espumosos de colección para «quitar la sed»

El responsable comercial de las Bodegas Pere Ventura, Víctor Vilas, dando la cata./T.M.
El responsable comercial de las Bodegas Pere Ventura, Víctor Vilas, dando la cata. / T.M.

Sergio González Hueso
SERGIO GONZÁLEZ HUESO

La cuarta edición de Almería Gourmet se llevará consigo un reconocimiento que nadie podrá poner en duda. Ha sido una de las que más ha podido presumir de los vinos y bodegas que han formado parte de tres días en los que lo más importante ha sido el disfrute de los amantes de la gastronomía y de los buenos caldos.

Si en las primeras jornadas se pudo asistir a catas de tanto nivel como de Pago de Capellanes, Vinos del Marco de Jerez o de Pago de Carraovejas, en la jornada matinal de ayer fueron los vinos de Pere Ventura quienes se hicieron con el protagonismo de un último día en el que se probó hasta seis creaciones de esta bodega catalana con solera y con huevos en las cestas de las principales denominaciones de origen de Cataluña: cava, Penedés y Priorat.

De todas ellas y de las interioridades de unos vinos en su mayoría espumosos, de segunda fermentación, habló Víctor Vila, el responsable comercial de esta bodega que ha adquirido tintes legendarios. A pesar de que son muchos años ya haciendo vino, Vilas vino a trasladar a una sala de catas llena que ni aún habiendo tocado las mieles del éxito no han olvidado que lo más importante sigue siendo «quitar la sed», apuntó.

Una necesidad primaria que es «fundamental» a todas luces y que sirve como eje capital para que en esta bodega no les sea fácil desviarse de lo que creen su principal objetivo una vez que la calidad han logrado concentrarla en la copa. De hecho, fue el siglo XVII el que alumbró al primer antepasado de esta familia que ha ido traspasando de generación en generación una forma de hacer feliz a la gente a través del vino. Sobre todo de los espumosos como los cava. De ellos contó el por qué de cuestiones tan consuetudinarias como cuál es el origen del corcho de las botellas, por qué logran que la presión no rompa las botellas o qué significa 'brut nature', que no es otra cosa que cava natural, es decir el que no contiene azúcares añadidos.

El cava Tresor Reserva, el blanco la creu 2017 sauvignon Blanc de Can Blas, el tinto Desti 2015 del Priorat o, sobre todo, los dos espumosos vintage (Gran Reserva), uno blanco y otro rosado, hicieron las delicias del público asistente, que alucinaron con la gran variedad de matices tanto olfativos, gustativos e incluso auditivos que legaron para el recuerdo estos vinos catalanes.