Los partidos acogen con escepticismo el sondeo de Almería ante una campaña que creen decisiva

Un elector vota en las generales. /EFE
Un elector vota en las generales. / EFE

El PSOE reclama no confiarse pese a los augurios positivos mientras que el PP considera que se le infravalora en apoyos

MIGUEL CÁRCELESALMERÍA

El sondeo de intención de voto elaborado por GAD3 para IDEAL que ayer publicó este diario en sus resultados locales para Almería fue observado con cierto escepticismo -autoimpuesto- por los partidos provinciales. Unos, los que mejor salen en la foto (PSOE y Vox) porque creen que aún pueden arañar más apoyos conforme avance la campaña electoral. Otros (PP, Cs y Unidas Podemos) porque consideran que el sondeo es una foto fija que luego, conforme se acerca el día de la cita con las urnas, va a mutar a su favor.

El secretario general del PSOE de Almería, José Luis Sánchez Teruel, se congratuló por un resultado (32% de apoyos electorales y dos escaños, según la encuesta) que le permitiría presentarse como el vencedor de unas elecciones en la provincia por primera vez en doce años. Eso sí, prácticamente igual de ajustado que entonces. En las locales de 2007, las últimas que se anotó el PSOE en Almería, los socialistas ganaron por poco más de 300 votos. «La encuesta, que es una foto fija, habla de una victoria del PSOE sobre el PP por tres puntos. Eso, traducido a votos, son entre 8.000 y 10.000. Es un terreno disputado. Espero que no cunda la confianza en nuestro electorado porque eso pasó en las autonómicas y favoreció un efecto llamada del votante de derechas», trasladó en declaraciones a IDEAL. «La encuesta refleja la reacción del electorado tras el pacto de derechas y se traduce en una mayor movilización para el PSOE. Pero va a estar competido», confesaba.

El PP, principal adversario de los socialistas y al que el sondeo de GAD3 para IDEAL otorgaba un 29% de los sufragios y dos escaños, confiaban en que las encuestas se equivoquen y finalmente se esté infravalorando el arrastre de la marca conservadora, vencedora comicios tras comicios desde hace más de una década. «Las encuestas no están funcionando demasiado en estos últimos tiempos. En las andaluzas también decían que no ganábamos en la provincia de Almería y finalmente ganamos», auguraba Ángel Escobar, coordinador de la campaña de los populares. El partido conservador, ahora al frente del timón de la Junta, espera que finalmente no haya tal dispersión de voto -el sondeo augura cuatro partidos con acceso a escaño en una circunscripción como la de Almería, que tiene seis representantes- y que la respuesta contra «el desgobierno del Partido Socialista», lo calificó Escobar, se concentre en la papeleta del PP.

Cabe recordar que el sondeo de GAD3 augura una caída de la intención de voto del PP de 14 puntos, los mismos que obtiene Vox, formación que le sustraería a los compañeros de filas de Pablo Casado un escaño. «Nosotros tenemos una proyección de mejora. Sin ser pretenciosos, ya obtuvimos el 16% en las elecciones andaluzas, y la tendencia es a mejorar. Así que nuestra ambición es la de ir a por dos escaños», narraba, por su parte, Juan Francisco Rojas, presidente provincial de Vox en la provincia de Almería.

Más escépticos son en Ciudadanos, a los que el sondeo mantiene casi inmóviles (pierden medio punto en el sondeo frente al resultado obtenido en 2016 y se quedan en el 13%). «Los almerienses siguen confiando en nuestro trabajo. Es un aliciente. Pero aún queda un mes para las elecciones que va a ser determinante. Aún nos queda un mes de trabajo para mejorar», advertía la aún portavoz provincial de Ciudadanos en Almería, Marta Bosquet. «Nos están dando un buen resultado tanto en el ámbito autonómico como nacional», defendió pese a la práctica congelación de los resultados.

Por último, en Unidas Podemos no caen en el desaliento pese a que el sondeo les augura un 8% del voto y les deja fuera del reparto de escaños. Raquel Martínez Aguilera, candidata de la formación morada -en coalición con Izquierda Unida- defendió que «hasta el último momento y hasta la última papeleta» van a trabajar por intentar obtener el mejor resultado posible. Y que esperan que «el regreso de Pablo [Iglesias] sirva para favorecer» los augurios de voto. «Nosotros vamos a hacer una campaña en positivo. Y vamos a ir a por todas», aseveró la cabeza de cartel morada.