Paro en Torrecárdenas contra las agresiones al personal sanitario

Profesionales sanitarios de Torrecárdenas, esta mañana durante la concentración. /A. A.
Profesionales sanitarios de Torrecárdenas, esta mañana durante la concentración. / A. A.

Solo en el mes de mayo, la provincia de Almería acumula cinco casos de profesionales atacados por usuarios lo que, según Salud, convierte este fenómeno en una «lacra»

Alicia Amate
ALICIA AMATEAlmería

Decenas de profesionales sanitarios se han concentrado esta mañana en el acceso principal del hospital de Torrecárdenas como muestra de repulsa por las agresiones sufridas la semana pasada por tres miembros del personal de este centro hospitalario, que se suman a otras dos ocurridas solo en el mes de mayo en la provincia.

«Quiero recordar a la población que este tipo de agresiones están penadas por el artículo 550 del Código Penal. Un profesional sanitario en sus funciones es una autoridad y, como autoridad, será castigada la persona que atente contra ellos de forma física o verbal», ha sentenciado el delegado de Salud y Familias, Juan de la Cruz Belmonte, en este marco.

Belmonte ha adelantado que a partir de la próxima semana, la Delegación de Salud contará con una nueva figura, la del interlocutor sanitario. Se trata de un profesional del sector «de reconocido prestigio» que asumirá la labor de mediar y acompañar a las víctimas en caso de agresiones a miembros del personal así como ante agresiones de índole sexual o sobre menores de edad.

Denunciar para que «no se vuelva a producir»

«Es muy importante que los profesionales denuncien porque de esa forma vamos a poder demostrar ante las autoridades y ante todo el mundo que esto es una lacra y que, por tanto, tenemos que tomar las medidas necesarias para que no se vuelva a producir», ha insistido el delegado.

Por su parte, el presidente de la Junta de Personal del Hospital Universitario Torrecárdenas, Joaquín Fernandez, ha lamentado que las agresiones a profesionales del sistema sanitario andaluz «por desgracia, siguen aumentando» y que en la última década casi se han duplicado. En el año 2009, ha explicado, se registraron 750 agresiones en toda la comunidad andaluza mientras que el año pasado fueron 1.248.

Ante esta situación, Fernández ha insistido en que el personal del SAS trabaja para que los usuarios «vuelvan a casa sanos» y que «la agresión nunca es la solución».