Pacheco mantiene el armazón de su equipo en la candidatura pero saca a Lafita de la lista

Fernández-Pacheco, candidato a la Alcaldía por el PP (primera fila, quinto por la izquierda), posa junto a sus compañeros de la lista conservadora./M. C.
Fernández-Pacheco, candidato a la Alcaldía por el PP (primera fila, quinto por la izquierda), posa junto a sus compañeros de la lista conservadora. / M. C.

El candidato popular ficha a la presidenta de Almur, Margarita Cobos, y pone al ex árbitro Andújar Oliver en un puesto testimonial

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELES

Invenciones las justas. Ramón Fernández-Pacheco Monterreal (PP) mantendrá para su candidatura a las municipales de finales de mayo el mismo armazón de lista que recibió en herencia, junto con la Alcaldía, de su predecesor, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, hace poco más de tres años. Manuel Guzmán, María del Mar Vázquez, Carlos Sánchez, Juanjo Alonso o Ana Martínez Labella estarán entre los diez primeros de una candidatura con treinta nombres en la que los cambios son ciertamente escasos y quedan relegados de forma sustancial a puestos de difícil acceso a escaño.

De hecho, en los primeros diez puestos de la lista, sólo tres nombres nuevos pese al relevo en el timón de la candidatura: la presidenta de la Asociación de Mujeres Empresarias de Almería, Almur, Margarita Cobos, número tres de la lista popular y gran sorpresa; del cantante Diego Cruz, número nueve; y de la geógrafa y empresaria María del Mar García-Lorca (hija del exsubdelegado del Gobierno en la provincia con el PP), con el número diez. Tanto se parecen ambas listas, la de hace cuatro años y la de ahora, que hasta está en ella el propio Rodríguez-Comendador en un testimonial puesto 27 de la lista. Tan testimonial como el fichaje 'mediático' del exárbitro de Primera División de fútbol Juan Andújar Oliver.

Fernández Pacheco definió este nuevo equipo como «renovado», «en el que cabe todo el mundo» y que «representa a toda la sociedad almeriense». «Este equipo no es un grupo de personas comprometidas con un líder, ni siquiera con unas siglas concretas, sino que forma una visión de conjunto sobre la Almería que viene, la Almería del futuro», aseveró en el Paseo de San Luis sobre la plataforma azul en la que posaban sus compañeros en la papeleta, los que le acompañarán en la cita electoral del próximo 26 de mayo. La mayor parte de los cambios en la lista popular se concentran a partir de la posición número 12 -a partir de la que se va haciendo más complicada la entrada en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Almería-. Entran representantes de distintos colectivos sociales como Bienvenida Pascual, Paola Laynez o María Lozano (del movimiento vecinal en San Vicente, La Almadraba de Monteleva y La Cañada) y personas del mundo cofrade como José Cárdenas o Jesús Luque. Pero entre los fichajes, apenas sorpresas más allá de haber logrado sacar a Cobos del ámbito empresarial, en el que acababa de adquirir cierta relevancia al ser nombrada presidenta de Almur en noviembre de 2016 en sustitución de Rosario Alarcón.

«Conjuga experiencia en la gestión con la ilusión por el futuro», subrayaba el regidor Fernández-Pacheco, a la par que insistía en que se trata de «un equipo ideado para seguir creando confianza» en una ciudad que bordea ya los 200.000 habitantes en su término municipal.

La ausente: Lafita

Sin embargo, y pese a todo, la principal noticia de la presentación de la lista del PP a las próximas municipales reside más en las ausencias. A la salida -anunciada- de Rafaela Abad, candidata al Congreso de los Diputados en las Generales del próximo 28, y de Pilar Ortega (en un testimonial puesto 26) se suman la de Dolores de Haro (que no aparece ni tan siquiera en lista) y, especialmente, la de Carolina Lafita Hisham-Hasayen, actual delegada municipal de Promoción de la Ciudad y Comercio.

Lafita quería seguir en lista. Y el regidor le había propuesto continuar -reconocieron fuentes internas del partido- en el puesto número 12 de la candidatura. Sin embargo, no aceptó un puesto tan relegado en un momento en el que el PP afronta una crisis de liderazgo fuerte en la derecha y en el que su electorado se ha fragmentado en tres. Lafita ha sido una persona permanente en los últimos gobiernos locales del PP. Tras ejercer como directora del área de Presidencia del Ayuntamiento de Almería entre junio de 2011 y mayo de 2012, ha permanecido de forma intermitente vinculada al Grupo Popular, en cuyo seno se integró como concejal delegada de Presidencia en mayo de 2012.

Entre otras áreas ha ejercido como responsable de las políticas de Igualdad, y de las de Turismo y Comercio, área en la que continúa a día de hoy. Además, ha sido la responsable de construir la candidatura de Almería para la Capitalidad Española de la Gastronomía y la que ha levantado el calendario de actividades para este año 2019.

«Esta no es una lista de altas y bajas», defendía Fernández-Pacheco sin mencionar de forma expresa el caso de Lafita, sino una candidatura para hacer frente a un periodo «con las mejores expectativas que jamás ha tenido esta ciudad», aseveraba ante sus a partir de ahora compañeros de equipo.

A su diestra, Javier Aureliano García, que estos días se divide entre presidente de la Diputación y cabeza de lista al Congreso por su partido. Será, dentro de un mes, el número dos de su lista. El objetivo -si así dan los números- es que pueda continuar como jefe del Gobierno provincial. Ayer, sin ir más lejos, dejaba caer a la prensa que su intención es mantener su carrera del lado del 0. Lo decía pese a que, durante la próxima semana y media reclamará el voto para ser elegido como diputado en el Congreso. En el PP apuntan a que este juego a dos bandas no es más que asegurar una posición preeminente a quien está llamado a relevar, en meses, a Gabriel Amat al frente del partido. Aún a riesgo de que la doble candidatura pueda tener coste electoral.