Una Navidad diferente en Andalucía

Una Navidad diferente en Andalucía

Espectáculo en la Puerta de Purchena para abrir boca y nuevos elementos decorativos que fomentan la participación de ciudadanos y visitantes

DAVID BAÑOSALMERÍA

Después de las elecciones autonómicas en Andalucía las diferentes fuerzas políticas parecen haberse dado una tregua para disfrutar del puente de la Constitución y no desviar la atención de encendidos navideños, belenes y mercadillos.

Sí, en Almería ya es Navidad desde que esta semana se iluminaran las calles y plazas de la ciudad. Espectáculo en la Puerta de Purchena para abrir boca y nuevos elementos decorativos que fomentan la participación de ciudadanos y visitantes. Es el caso de la enorme vela que se ha instalado en la Rambla, sustituyendo al gran árbol de los últimos años. Aunque la auténtica revolución se encuentra en la plaza de la Catedral. Allí un enorme tubo de luces móviles, que cambian de color y crean formas, permite transitar por él y hacerse infinitos selfies.

Nadie se puede resistir a los encantos de este artilugio navideño. Si estos días estás en Almería tienes que atravesar esta estructura, como ya lo han hecho miles de personas. Todo este despliegue artístico y lumínico ha maridado estupendamente con la muestra de Sabores Almería en el Paseo, dando un toque muy almeriense a la que es la primera propuesta de la Navidad en nuestra tierra. Ya no hay vuelta atrás, ahora sí se ha instalado este tiempo en el que se come y se bebe más de lo normal, para disfrutar de los amigos y de la familia. Cenas, almuerzos, compras, regalos, Papá Noel, Reyes Magos, Nochebuena, Nochevieja, Lotería,... Siempre vuelve la Navidad.

Aunque para Belén el que tenemos montado en Andalucía. Las elecciones del pasado 2 de diciembre han dejado un panorama nunca visto. El PSOE ganó, pero con una hemorragia de votos que no le permitirá gobernar. Los socialistas se dejaron por el camino 400.000 apoyos de una tacada. La cara de Susana Díaz el pasado domingo lo decía todo. Había perdido el último bastión de su partido en España, ese territorio que siempre se había mantenido fiel por muy mal que fueran las cosas en el resto del país. Ahora gobiernan el Estado, pero sin una mayoría clara y suficiente, obligados a pactar con quienes nunca se hubieran imaginado.

El desconsuelo va por barrios, porque Juanma Moreno se ha dado una buena hostia electoral, si nos atenemos al número de votos logrados en las urnas, pero esta vez las matemáticas se han aliado con él para sacarle una sonrisa.

El pasado domingo aparecía en la televisión con la mirada todavía perdida, como tratando de digerir lo que había sucedido.

Ni él ni nadie se lo esperaba. Hace unas cuantas elecciones Javier Arenas no pudo gobernar habiendo ganado las elecciones. Hoy Moreno está más cerca que nunca de poder acceder a San Telmo, eso sí, con los peores resultados de su partido. La política es así.

Entre los triunfadores de la noche se encuentra Ciudadanos. El partido naranja, que propició el adelanto electoral tras la ruptura de su pacto con el PSOE, ha logrado un ascenso fulgurante, pasando de 9 a 21 diputados autonómicos. Juan Marín será uno de los hombres fuertes de la legislatura, porque para gobernar hay que contar con él. Sin embargo, en el partido de Albert Rivera siempre son tan ambiciosos que no haber logrado el 'sorpasso' parece haberle quitado mérito al buen resultado conseguido.

Para sorpresa y zarpazo lo de Vox. Tienen el mismo nombre que el diccionario que muchos hemos usado durante la etapa escolar, pero el verdadero significado de esta formación en el espacio político andaluz y español lo vamos a conocer ahora. La ultraderecha entra a formar parte de la vida democrática nacional por Andalucía y lo hace, como ya expresó su candidato, Francisco Serrano, con ganas de 'reconquista'. ¿Qué es lo que quieren reconquistar?

A quienes sí han conquistado es a casi 400.000 andaluces que les han prestado su voto, seguramente hartos de corrupción, del problema catalán y ansiosos por escuchar a alguien que venda soluciones 'fáciles' para problemas 'difíciles'.

Esta es una receta que sólo funciona cuando se sabe que no se va a tener la responsabilidad de gobernar, bien venga por lo más profundo de la derecha o de la izquierda.

El caso de IU y Podemos, fusionados como Adelante Andalucía, ha seguido la corriente de desapego a la izquierda que han dejado ver estas elecciones. La suma de ambas fuerzas no ha servido para mejorar los resultados, ya que pierden tres escaños.

La bicefalia entre Maíllo y Rodríguez no ha funcionado. Sus 17 diputados no les sirven para sumar mayoría con el PSOE, por lo que no tendrán capacidad de decisión a la hora de configurar el nuevo gobierno.

¿Y qué ha pasado en nuestra provincia? Que el PP ha sido capaz de darle la vuelta al que parecía que iba a ser el peor escenario de las últimas décadas. Cuando todos parecían aceptar la derrota, el electorado va y se revela para dejar a Almería como el único territorio donde los populares ganan en toda Andalucía. Los resultados dan aire a un Javier Aureliano García que ha coordinado toda la campaña y que se presenta como próximo hombre fuerte del partido, teniendo en cuenta la 'anunciada' vuelta a su pueblo de Gabriel Amat.

También salen reforzados aquellos alcaldes populares que han conseguido la victoria parcial en sus municipios. Ese es el caso de Ramón Fernández-Pacheco, a quien hemos podido ver muy sonriente esta semana. El primer edil de la ciudad guarda una excelente relación con Juanma Moreno. En el caso opuesto encontramos a Francisco Góngora.

El alcalde de El Ejido no ha logrado evitar la envestida de Vox en su pueblo. Ha sido allí donde la formación de Santiago Abascal ha cosechado más votos en toda la comunidad.

Todo esto merece un análisis más sosegado para conocer todas las claves. Aún hay muchas incógnitas tras las elecciones andaluzas de 2018. Lo más importante será saber quién y cómo gobierna. ¿Habrá un tripartido con PP, Ciudadanos y Vox? ¿Serán sólo PP y Ciudadanos con el apoyo del PSOE? ¿El próximo presidente será Moreno o será Marín? ¿Tiene el PSOE alguna posibilidad? ¿Será imposible que haya entendimiento o habrá que repetir las elecciones? Lo veremos a partir de esta semana.

También comprobaremos qué pasa con los derrotados. ¿Tiene Susana Díaz los días contados al frente de los socialistas andaluces? Y una vez que se forme gobierno, ¿habrá baile de nombres y cargos en la Administración autonómica? Se espera un auténtico aluvión de bajas y de altas.

Ya ven que estas navidades van a ser diferentes en Andalucía. No sé si nos espera un tiempo mejor a todos, porque la inestabilidad política no ayuda al desarrollo económico y social, pero lo que es seguro es que será distinto.

 

Fotos

Vídeos