La mujer de Purchena que reclama la custodia de sus nietas defiende su versión en el juzgado

A. A. / AGENCIASALMERÍA

La abuela que reclama la custodia de sus nietas de 3 y 6 años tras fallecer la madre de ambas -su hija- en un accidente de tráfico acudió ayer al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Único de Purchena para asistir a la vista del proceso judicial en el que se enfrenta a la expareja de la fallecida que también reclama la patria potestad de las menores. Residente en Barcelona, el demandante solo reconoce la paternidad de la mayor de las niñas aunque se ha sometido a pruebas de ADN de cara a validar que la pequeña de tres años también es su hija aunque la relación de pareja terminó antes de que esta naciera. De hecho, las pequeñas y su madre residían desde hace cuatro años en el domicilio de la abuela de Purchena tras abandonar aquella a su entonces pareja aún estando embarazada. Tras fallecer la progenitora el pasado año, las niñas continuaron residiendo en la misma vivienda y, según apunta la abuela, en ningún momento recibieron ayuda económica del padre de, al menos, una de ellas.

La vista se celebró durante el mediodía de ayer en las instalaciones judiciales de Purchena a cuyas puertas se encontraban vecinos de la abuela para mostrarle su apoyo, defendiendo que las niñas han convivido con estas mujer casi desde su nacimiento.

El padre reconocido de una de las niñas solicitó tras el accidente de tráfico en el que murió su expareja el reconocimiento de paternidad de las niñas y la guarda y custodia de la primogénita, hecho por el que se sigue otro procedimiento judicial en el que se dirime una cuantiosa indemnización que le correspondería a las pequeñas por la pérdida de su progenitora.

Fuentes cercanas al caso corroboraron que el hombre, antes de iniciar la vía judicial se desplazó hasta la casa de la abuela para llevarse «a la fuerza» a la niñas, lo que motivó la mediación de la Guardia Civil para evitar que las pequeñas salieran de su entorno familiar sin la autorización de un juez. Tras iniciar un procedimiento, la juez del Juzgado de Purchena denegó la entrega de la primera de las niñas al padre.

En su primer pronunciamiento, la juez incidió en que «el entorno en el que se encuentra la menor es lo suficientemente adecuado como para denegar la solicitud» puesto que la niña cuenta con «suficiente espacio» para sí misma en la casa y asiste «puntualmente al colegio», toda vez que se encuentra «bien adaptada a su situación» a pesar de que se dieran «distintos problemas» en el núcleo familiar que precisaron la atención de servicios sociales de la Diputación.

Fotos

Vídeos