Moreno convocará en Almería una cumbre por las infraestructuras con el presidente de Murcia

El presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, abraza a Moreno tras su investidura./IDEAL
El presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, abraza a Moreno tras su investidura. / IDEAL

Los líderes autonómicos del Sureste plantean entablar alianzas en materia de agua y ferrocarriles para sus respectivos territorios

M. C.ALMERÍA

El presidente del Gobierno de la Región de Murcia, Fernando López Miras (PP), está ya a la espera de que su homólogo andaluz, Juanma Moreno (también PP), recién investido como titular de los despachos del Palacio de San Telmo, cierre por completo el relevo en el Ejecutivo para, entre ambos, determinar cuál será la fecha. Moreno y López Miras tienen previsto crear un lobby territorial en el Sureste español, una alianza que acabe fructificando en un grupo de presión en política de agua y de infraestructuras -especialmente las ferroviarias- entre ambos territorios y que comparta experiencias de gestión.

Y el nexo de unión, es una obviedad geográfica, estará en Almería. Es en esta provincia en donde se celebrará una cumbre sin precedentes: los líderes de Andalucía y Murcia, ambos del Partido Popular, sellando un pacto de lucha conjunta en materia de infraestructuras. El encuentro, que será uno de los primeros contactos de Moreno con homólogos de otras autonomías, no tiene fecha ni lugar concretos. Pero será pronto y, eso sí que está cerrado, tendrá lugar en Almería.

Lo más parecido fue la cumbre de líderes territoriales del PP en el arco mediterráneo celebrada en Almería, en el Círculo Mercantil, con Javier Arenas aún al frente de los conservadores andaluces. Fue una declaración de intenciones de apoyo mutuo y soporte al proyecto de Corredor Mediterráneo, entonces un plan de obras y de conexión logística en ciernes pero fuertemente apoyado y reivindicado por la patronal de las diferentes autonomías por las que circula el eje. Entonces no sólo no estaba Moreno -Arenas era jefe de la oposición al Gobierno andaluz- sino que tampoco estaba López Miras, ahora en los despachos gubernamentales murcianos del Palacio de San Esteban.

El encuentro tendrá lugar en cuanto se cierre el aterrizaje del gobierno de coalición en los despachos de la Junta de Andalucía y generará una situación hasta ahora desconocida. El Gobierno andaluz, en manos de la derecha, tendrá como aliado estratégico cercano al Ejecutivo de Murcia frente a las tradicionales conexiones con Extremadura y Castilla-La Mancha.

Entre los principales temas a tratar estarán los planes para el sostenimiento de los trasvases entre cuencas y para el desarrollo del Pacto Nacional del Agua, pero también la extensión del Corredor Mediterráneo -el AVE- entre Murcia y Almería, actualmente en licitación casi al completo a falta de un único tramo, el que conecta Lorca con Pulpí. El cronograma, pese a ciertos retrasos en los concursos de obra, se mantiene con 2023 como fecha fin de obra, si bien se maneja -por el momento- 2025 como el año más certero para la puesta en servicio de las conexiones comerciales.