La Mesa del Tren ve «parón» en el soterramiento y ADIF advierte de que estamos en vacaciones

La Mesa del Tren ve «parón» en el soterramiento y ADIF advierte de que estamos en vacaciones

La entidad estatal recuerda que el ritmo de trabajo en la construcción se ve limitado por convenio a ciertas horas debido al calor y que, además, hay muchos trabajadores de vacaciones, lo que ha llevado a bajar el ritmo de obra

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELESAlmería

La Mesa en Defensa del Ferrocarril de la Provincia de Almería ha puesto el grito en el cielo y ha advertido esta mañana de lo que considera un «parón» en la obras de ejecución del soterramiento del paso a nivel de El Puche, en la capital. «Desde primeros del mes de agosto no se ve ningún movimiento ni de maquinaria ni de operarios. Desde la plataforma ciudadana no encuentran explicación ante esta paralización, que va a provocar que la finalización de la obra se siga retrasando y que finalice en principio para el verano del próximo año 2020, lo cual supondrá estar dos años sin que lleguen los trenes a la capital», alegaban desde el colectivo en un comunicado remitido a los miembros.

«A mayor abundamiento, desde la Mesa se denuncia también que en el pasado mes de junio la empresa Comsa se llevó las dos apantalladoras que estaban trabajando en la obra, cuando quedan aún por finalizar 480 metros de pantallas. Se preguntan si no habrá habido problemas de carácter mercantil entre la concesionaria y Adif para este bloqueo de las obras que es totalmente inaceptable. A lo que hay que sumar que han pasado ya 4 meses, desde que se le adjudicó a la misma empresa el tramo entre El Puche y Rio Andarax y no hayan comenzado ni siquiera el movimiento de tierras», reivindicaron.

No obstante, ADIF ha calmado los ánimos. Fuentes de la compañía estatal de infraestructuras ferroviarias han advertido de que se ha «ralentizado» el ritmo debido a causas normales derivadas de la época del año actual. «Puede dar la sensación de parón, pero para nada es eso».

Desde la empresa pública se advierte de que el horario de trabajo del sector de la construcción se ve constreñido por convenio a una jornada desde las 7 hasta las 14 horas, una situación que deja la mayor parte del día sin operarios la trama constructiva. Pero, además, y debido a ser mes de agosto -y especialmente durante la semana de Feria- gran parte de los trabajadores están de vacaciones. «Hay menos operarios, pero no está parada la obra. Dentro del plan de ejecución comprometido, el contratista puede organizar su trabajo como quiera», subrayan.