Manuel Villegas aterriza en Almería

José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos, opta a encabezar la lista naranja en Almería./EFE
José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos, opta a encabezar la lista naranja en Almería. / EFE

El número dos de los naranjas a nivel nacional, José Manuel Villegas, presenta su candidatura a liderar la lista de Almería en las Generales

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELES

Ciudadanos, la formación que se auto ubica como ejemplo de la «nueva política» que rompe con el eje derecha-izquierda, ofreció en sólo 24 horas uno de los ejemplos más claros de que las leyes de Murphy -desafortunadamente- pueden cumplirse y se cumplen. Si algo puede salir mal, saldrá mal. Y cuando todo empieza mal, puede ir a peor.

Tras varios meses de idas y venidas, con varios candidatos dando el paso y anunciando que estaban en disposición de concurrir, la organización anunció, por boca de la presidenta del Parlamento andaluz y miembro de la ejecutiva nacional Marta Bosquet, que no, que en Almería no habría primarias. Ni siquiera el hecho de que el cargo tenga muchos novios va empujar a los de Rivera a abrir un melón que sólo podría traerle disgustos: disensiones internas, confrontación y mal ambiente a pocas semanas de las generales.

Así que finalmente será la jerarquía la que decida quién pone su cara en unos carteles muy cotizados. No sólo el actual portavoz del Grupo Municipal naranja, Miguel Cazorla, se había postulado en público; sino también el empresario Francisco Carreño. Otros mientras tanto navegaban en la discreción interna.

«El Comité de Garantías del partido ha determinado hoy que en Almería no hay más de 400 militantes con derecho a voto y, por lo tanto, no habrá primarias», revelaba ante la prensa minutos antes de presidir el acto institucional del 28 de Febrero en Almería. Este giro de timón se conocía a mediodía de ayer, justo un día después de que la propia formación anunciase, ya entonces de forma sorpresiva, que Almería, como Madrid, Zaragoza, Murcia o Valencia, tendría primarias locales para elegir a su candidato a alcalde. Sorpresiva porque hace menos de un mes, a principios de febrero, la propia organización había descartado esta posibilidad advirtiendo de que, como en la inmensísima mayoría de casos de toda España, sería la dirección la que señalara al destinado a batirse el cobre en las municipales.

Diversos sectores de la militancia de ciudadanos se mostraban estupefactos el domingo al conocer que sus hermanos mayores en Madrid habían decidido desdecirse y convocar primarias. Una vez más, ya que la organización ya giró bruscamente el timón hace cuatro años en el conocido en los ambientes políticos almerienses como 'Cazorlazo'. Entonces, en junio de 2015, horas antes de la sesión de investidura, la dirección naranja obligó a su grupo local en Almería a sostener al Gobierno del PP, partido más votado con Luis Rogelio Rodríguez-Comendador al frente, en lugar de apoyar una alternancia hacia el PSOE, como ya habían anunciado.

Durante toda la jornada del domingo hubo contactos internos de algunos destacados afiliados de la formación naranja que auscultaban sus apoyos ante la posibilidad de tener que presentar, horas después, una candidatura para las listas locales. A primera hora de la mañana, el vicepresidente de la Junta de Andalucía y presidente de Cs en el territorio autonómico, Juan Marín, seguía sosteniendo que habría primarias. En respuestas a los periodistas en un acto en Sevilla, Marín afirmaba que «en Almería se superan los 400 afiliados y por lo tanto se van a convocar esas primarias». «El proceso de primarias en Ciudadanos está muy definido», insistía. «Cualquier compañero de Almería que tenga esos apoyos o que crea que los pueda tener, que dé su paso al frente», indicaba Marín, instando a la «normalidad».

Pero todo se deshizo como una madeja rodante tras las palabras de Bosquet. La diputada almeriense debía disponer de unos datos que no estaban a mano de Marín ya que, prácticamente al unísono -con pocos minutos de distancia entre las intervenciones de uno y del otro- Bosquet puso la cara para deshacer el entuerto. No hubo ni tan siquiera comunicado oficial de la formación.

Fuentes de Ciudadanos trasladaron que la agrupación local de Almería contaba a 18 de febrero con 444 afiliados. Unos 400 de ellos disponen de más de 6 meses de afiliación (que es uno de los requisitos para participar de los procesos internos). Y de ellos, sólo 344 están al corriente del pago de sus cuotas. De este modo, no se alcanzan los 400 afiliados. Las cifras se refieren a hace justamente una semana, así que no cambiaron en las pocas horas que distaron entre el sorpresivo anuncio de primarias y el más sorpresivo aún anuncio de que no las habría.

Villegas opta en Generales

Donde no hubo sorpresa fue a la hora de mantener las primarias para las listas de las Generales del 28 de abril. Almería, como provincia, sí que cuenta con más de 400 militantes -indican desde Cs- y será de la decena de provincias de España en las que se abrirá la pugna. Sin embargo, se antoja que la pugna quedará desdibujada después de que el número dos de la formación, el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, anunciase ayer tarde que presentaba su candidatura para encabezar la lista en la provincia de Almería.

Serán ahora los militantes los que decidan -si alguien aspira a dar la batalla- entre apoyar al número dos del partido o, por contra, plantarle cara al aparato. Ayer mismo, la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, auguraba que si Villegas, que hunde sus orígenes paternos en Dalías, decidía presentarse por Almería sería para ella un «profundo honor». «Yo sería la primera que estaría muy contenta y orgullosa y Almería tendría una muy buena representación de Cs en el Congreso», auguraba, allanándole el paso a que Ciudadanos abriese sus listas a la recepción de lo que en el argot político se conoce como 'cunero' o 'paracaidista'. Villegas es actualmente diputado por Barcelona, provincia en la que tiene su residencia.