Licitan las obras de derribo de las casas de Almanzor que tapan la visión de la Alcazaba

El alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, junto a Miguel Ángel Castellón, en la zona./S. G. H.
El alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, junto a Miguel Ángel Castellón, en la zona. / S. G. H.

El procedimiento sale a publicación con un presupuesto base de 60.143 euros y un plazo de ejecución de un mes

S. G. H. / R. I.

El Ayuntamiento de Almería sigue avanzando en la ejecución faseada del plan de rehabilitación integral Alcazaba-La Hoya-San Cristóbal, en el que pretende invertir más de nueve millones de euros (con fondos europeos) para la ejecución de siete actuaciones encaminadas a mejorar todo el entorno urbano a los pies de los dos cerros monumentales.

Fue la junta de gobierno local la que dio su visto bueno ayer al proceso de licitación para las obras de demolición de seis inmuebles en la calle Almanzor, con un presupuesto base de licitación de 60.143,61 euros y el plazo de ejecución de un mes. Esta actuación viene contemplada en una de estas siete intervenciones urbanísticas contenidas en el plan ya citado. Concretamente lo que se pretende con estos derribos es despejar de 'ladrillo' todo el frente próximo a la Alcazaba de Almería para que el monumento gane en importancia en todo su ámbito de influencia.

Esta obra viene como consecuencia de la expropiación de 14 inmuebles y solares y consiste en los citados derribos y la urbanización posterior del espacio resultante en la calle Almanzor. El presupuesto asciende a un total de 1,2 millones de euros y en palabras del concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Castellón, se viene a «ennoblecer el monumento de La Alcazaba actuando sobre una superficie total de unos mil metros cuadrados, mediante una adecuación paisajística que además de reformar los accesos al monumento mejoren sus vistas», explicó.

Según expuso, la demolición de esta pastilla de suelo sigue a los trabajos de arqueología que se vienen desarrollando y que están estructurados en dos fases: una primera en la que se actúa sobre los terrenos del entorno que no están ocupados por edificaciones y una segunda que seguirá una vez demolidas las viviendas. La superficie total a derribar es de 546 metros cuadrados con un volumen de escombro calculado en 1.396,32 metros cúbicos.

Una vez que sean adjudicados los trabajos, estas obras se iniciarán con la retirada de los servicios (alumbrado público y telefonía) que se encuentran en la fachada de los inmuebles, así como de la señalización vertical, procediéndose a su posterior colocación una vez finalizados los trabajos. Será entonces cuando se realice la demolición de seis inmuebles, de tamaño heterogéneo y que se encuentran agrupados en tres conjuntos de dos viviendas cada uno. Con la salvedad de los edificios situados en los números 4 y 8 de la calle Almanzor, los cuáles constan de varias viviendas en tres alturas y donde se espera que la estructura se encuentre formada por pórticos de hormigón armado, el resto de viviendas, dado su tamaño y antigüedad estarían formadas por estructuras de muros de cara tradicionales (piedra y hormigón). Se demolerá igualmente el vallado existente en los solares situados en calle Almanzor, número 12 y número 14.