Un libro con olor a gasolina y a la historia del motor en Almería

Un libro con olor a gasolina y a la historia del motor en Almería

Juan José Soria, presidente del Club de Vehículos Antiguos de Almería, publica un libro con más de 600 páginas de historias en el que ha invertido tres años

ANTONIO ARENAS

Hoy no vamos a hablar de un coche, sino que lo haremos de un libro de coches. La excusa nos la ha brindado, José Juan Soria Fortes, ingeniero técnico industrial de profesión e impulsor y presidente del Club de Vehículos Antiguos de Almería que durante los tres últimos años ha estado entregado en cuerpo y alma a una bonita tarea, la de escribir e ilustrar la historia de su Club que está a punto de cumplir 29 años de existencia. Eso ocurrirá el próximo 29 de enero de 2019, pero antes tendrá la satisfacción de presentarlo al público, hoy viernes, 9 de noviembre, a las 19,30 h, en el Teatro Apolo de Almería, por lo que agradece la buena disposición encontrada en el ayuntamiento para la cesión del referido inmueble, en especial la del alcalde Ramón Fernández-Pacheco y del concejal de Cultura, Carlos Sánchez. El libro se titula 'Vehículos históricos de Almería y su proyección' (Ed. Círculo Rojo) consta con 618 páginas distribuidas en seis capítulos y 1.500 fotografías a color, para contar, «un resumen de las actividades, rutas y restauraciones realizadas y otras muchas cosas interesantes». Precisamente, del 8 al 11 de noviembre, este Club está celebrando, su 'XXIX Ruta de Vehículos Antiguos. Comarca del Mármol, II'.

Fue con motivo de la última concentración organizada por el Club Vehículos Románticos Costa Tropical, celebrada en Motril, cuando tuvimos la oportunidad de ver y tocar este precioso libro. Hasta aquí se había desplazado su autor en su flamante Mercedes Colas 230 de principios de 1966 y del que nos adelantó algunos detalles como que este modelo comenzó a fabricarse en 1965 y el último salió en 1968, por lo que ya venía con ciertos avances técnicos como la dirección asistida y los frenos delanteros de disco. «Este modelo es muy escaso pues se fabricaron 40.000 ejemplares, mientras que del 220 se fabricaron 160.000. Estaba como lo ves. Perteneció durante unos años al cónsul alemán en Alicante y lo vendió luego a un particular de Madrid aficionado a los coches antiguos que lo metió en una nave donde ha estado más de 30 años. Le he arreglado el motor y se ha quedado con una gran fiabilidad. Lo compré en la Feria de Madrid del año pasado», nos cuenta de entrada sabedor de nuestro interés por los clásicos. A continuación la conversación se centra en el libro en el que ha invertido muchas horas de los tres últimos años pues ha requerido una ingente labor, sobre todo, en una primera fase de recopilación de información, «pues hace casi 30 años no le dábamos importancia a esto de los libros, ni a las fotos. Poco a poco he ido reuniendo esa información para lo que he recurrido a gente de Almería, Granada y Jaén, que habían participado en nuestras actividades».

Al tiempo que va repasando las páginas nos va contando detalles del mismo. Por ejemplo, que el prólogo lo ha escrito Eloy López Menchén, «un granadino-manchego de solera que estuvo presente en la presentación del Club en enero de 1990». También que al final se ha incluido un epílogo firmado por Pepe Acosta, periodista que asistió a la presentación del Club en 1990. A lo largo de sus páginas se podrá conocer las 28 rutas celebradas por este Club, más las dos vueltas a Andalucía, en total 30 rutas, brevemente descritas e ilustradas con sus correspondientes imágenes. El siguiente capítulo se dedica a las restauraciones en el que se muestra cómo estaban algunos de los coches inicialmente y cómo quedaron después, completada con una breve historia del coche. Otro capítulo se dedica a colaboraciones que han desarrollado con una gran cantidad de instituciones, desde Asociaciones de Vecinos a otras sin ánimo de lucro, pasando por ayuntamientos, Junta de Andalucía, así como con personalidades, en concreto el neurocirujano almeriense Miguel Ángel Arráiz, al que se le concedió la medalla de oro y el escudo de oro de Almería. Otro capítulo recoge las anécdotas, participación en rutas y ferias del motor y al final fotografías de los vehículos y de las directivas que ha tenido el Club, además de las celebraciones como los 25 años, colaboraciones en las películas que se han rodado en Almería, etc. «Ha sido un club muy activo como demuestran los carteles, fotos y vídeos, salidos tanto de mi archivo personal como de los socios,...», nos cuenta antes de explicar las peripecias para conseguir la única foto que hay, extraída de un vídeo, de los ocho amigos que fundaron el Club. Para portada siempre tenía claro que apareciese un coche significativo de alguno de los socios, en este caso de uno de los patrocinadores, Gabriel Escobar, dueño de Frutas Escobi, mientras que para la contraportada ha elegido su Mercedes Colas 230.

Un club con un cetenar de socios

A lo largo de sus 600 páginas se va desgranando la historia y actividades desarrolladas por este dinámico Club que cuenta con alrededor del centenar de socios, fundamentalmente de Almería, pero también de otras localidades de la provincia como El Ejido, Níjar, Gádor,... e incluso de otras provincias que abonan una cuota mensual que destinan a las rutas y comida de Navidad. También cuentan con la colaboración del Ayuntamiento y Diputación. Cuando le consultamos cuantos coches pueden reunir entre todos los socios del Club responde que «muchos, tantos como no se puede imaginar nadie pues a lo tonto a lo tonto Almería se ha puesto a la cabeza de los clubes de vehículos históricos en España. Puedo decir que hay algún socio que él solo tener más de cien, otros diez, ocho, que es lo más normal. El presidente tiene solo cinco pues hay que mantenerlos, sacarlos, repararlos,...». También cita como más singulares, un Packard que fueron personalmente a Irlanda, un Ford T pero que no está operativo de 1915, varios Pierce Harrow, entre otros muchos. José Juan se muestra muy agradecido a sus colaboradores desde Consentino, «nuestro almeriense universal que solo en Almería da empleo a 4.500 personas en sus factorías de Cantoria, a los concesionarios de vehículos del Grupo Saveres, Hyundai, al empresario Gabriel Escobar que se dedica al manipulado y exportación de hortalizas en Las Norias de Daza (El Ejido), al Grupo Control dedicada a la seguridad, de implantación nacional con varios miles de trabajadores; Nueva Torreluz con hoteles y otras actividades en Almería y Elías Moreno, ingeniero de caminos que dirige la empresa TAT dedicada a la asistencia y realización de túneles subterráneos. «Ellos han asumido el montante económico de la edición de los 300 ejemplares del libro realizado en un papel bueno, encuadernación de lujo y pasta dura. A todos ellos gracias». Colaboración que hará posible que el libro llegue a distintas instituciones de Almería, ayuntamientos colaboradores de las dos rutas a Andalucía y, lógicamente, a los socios y patrocinadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos