La Junta subirá sus impuestos inmobiliarios en cerca de 60 municipios de la provincia

El consejero de Economía, Ramírez de Arellano (en segundo plano), junto al portavoz del Gobierno andaluz, Juan Carlos Blanco./EFE
El consejero de Economía, Ramírez de Arellano (en segundo plano), junto al portavoz del Gobierno andaluz, Juan Carlos Blanco. / EFE

El coeficiente autonómico aplicado al valor catastral para ajustarlo a los precios de mercado en los tributos de Transmisiones y Sucesiones se actualizará a partir del próximo año

M. CÁRCELES / F. JIMÉNEZALMERÍA

¿Tiene previsto comprar alguna casa en un futuro próximo? ¿Puede resultar usted heredero o beneficiario de una donación inmobiliaria? Pues empiece a ahorrar, porque lo más probable es que tenga que hacer usted frente a la subida impositiva que la Junta de Andalucía prevé para los dos impuestos vinculados a estos trámites: Transmisiones Patrimoniales (para compras de segunda mano) y Sucesiones y Donaciones (herencias o regalos). Concretamente, 59 de los 103 municipios de Almería -y, entre ellos, los que tienen mayor población, como Almería, El Ejido, Roquetas de Mar o Níjar- experimentarán este crecimiento.

La razón es que la Consejería de Economía, Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía prevé modificaciones de calado en el coeficiente multiplicador que se aplica a los valores catastrales de los bienes inmobiliarios para calcular estos dos tributos de carácter autonómico. Y, con el argumento de que la actividad inmobiliaria está repuntando, subirá en gran parte de los núcleos urbanos y rurales de la provincia. Hasta el punto de que, según ha calculado la propia Junta de Andalucía, su impacto medio en la provincia de Almería puede suponer una subida del 10,83% del valor a abonar por los compradores o herederos de bienes inmuebles respecto de los valores actualmente vigentes. El proyecto de orden que regula estos coeficientes de los que se extrapola el coste del impuesto en función del valor catastral del inmueble y el municipio en el que esté ubicado ha sido ya expuesta a información pública y está dando los últimos trámites burocráticos para su entrada en vigor, previsiblemente para el próximo ejercicio presupuestario.

Esta actualización afectará fundamentalmente a quienes tengan que liquidar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, que se nutre de las compraventas o arrendamientos de bienes muebles e inmuebles, de las operaciones societarias (constitución de empresas, fusiones o ampliaciones de capital) y de las escrituras y actas notariales que hay que firmar para darle oficialidad.

Asimismo, también tendrá su impacto en el impuesto de Sucesiones y Donaciones, aunque en este caso dependerá de la cuantía de la herencia y del parentesco del adquirente. En este sentido, cabe recordar que desde comienzos de este año los únicos cónyuges o hijos obligados a pasar por caja en Andalucía son los que hereden más de un millón de euros por cabeza; una exención que no afecta a hermanos, tíos, parientes lejanos o amigos, a los que además de no aplicársele bonificación alguna pueden ver multiplicada la cuota por hasta 2,4 en función del grado de parentesco y del patrimonio que ya de por sí tenga el heredero.

La única que crece, con Málaga

Como consta en la memoria económica del expediente, Málaga y Almería son las dos únicas provincias donde en términos globales se experimentarán subidas (12,05% y 10,83%, respectivamente), mientras en el sentido opuesto destacan la caída en Huelva (13,19%), Granada (12,41%), Córdoba (8,32%) y Sevilla (7,26%). Así será en el conjunto de la provincia, aunque la suerte irá por barrios cuando se baje al ámbito municipal, ya que cada localidad tiene un coeficiente distinto dependiendo de la progresión del mercado inmobiliario desde el año de la última ponencia de valores realizada por la Dirección General del Catastro. Entre las grandes localidades de la provincia, Carboneras y Cuevas del Almanzora son las únicas en las que este indicador será rebajado, al pasar del 2,45 al 2,32 (un 5,3% menos) y del 2,58 al 2,40 (-6,97%), respectivamente.

A partir de ahí, el resto son subidas, destacando la del 20,47% prevista en Níjar (del 1,27 al 1,53), seguida de la del 13% en Almería (del 1,06 al 1,20) y del 11,92% en Roquetas de Mar (del 1,09 al 1,22). El incremento se sitúa en torno al 5% en El Ejido (5,55%) y Vera (5,59%). De momento, y pese a haber salido a exposición pública, no consta que ninguno de los grandes ayuntamientos de la provincia, ni tan siquiera el de Almería -una de las localidades con mayor afección- haya presentado algún tipo de alegación o recurso ante la Junta de Andalucía por tal subida, que derivará, finalmente, en un mayor pago de impuestos.

Fuentes de cálculo

Mientras en Almería la subida prevista es del 13%, la paradoja se da en la comparativa con otras capitales como Sevilla (en donde baja un 7,8% para situarse en el 2,35). En la memoria económica elaborada por la Dirección General de Financiación y Tributos de la Consejería de Hacienda se explica que en el cálculo de los coeficientes para ajustar los valores catastrales a los de mercado se han utilizado diversas fuentes como son las estadísticas de operaciones inmobiliarias publicadas por el Ministerio de Fomento hasta el tercer trimestre de 2017, los datos de tasaciones hipotecarias suministradas por la Asociación Profesional de Sociedades de Valoración (Atasa) y las fichas resúmenes de las operaciones de compraventa elevadas a escritura pública enviadas por los notarios.

Estas subidas, unidas a que el mayor dinamismo económico invita a pensar que habrá más transacciones inmobiliarias, lleva a prever un incremento de la recaudación por ambos impuestos próximo al 12% en toda la comunidad autónoma, y que en el caso de Almería podría llegar hasta el 22,25%. Sólo en el impuesto de Transmisiones, la previsión es que las arcas autonómicas obtengan una recaudación neta de 77,8 millones de euros frente a los 63,6 ingresados en 2017.

Pese a la citada recaudación neta, la estadística de la Consejería de Economía, Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía muestra que el año pasado se tramitaron liquidaciones del Impuesto de Transmisiones y Actos Jurídicos por un montante de 127,2 millones, un 10,34% más que en 2016 (115,33). El grueso procede del gravamen a las transmisiones, que con 86 millones aún no ha llegado ni tan siquiera a recuperar el terreno perdido durante la crisis (134,3 en 2007). También despunta la parte ligada a las escrituras con 39,8 millones, aunque en este caso la distancia con los niveles de hace una década es absolutamente abismal (185,25 en 2007).

En cuanto al de Sucesiones, en el expediente no se aportan cifras, pero sí que se apunta a «un resultado que pudiera resultar muy positivo para los ingresos públicos». Al cierre de 2017, la hacienda andaluza se embolsó en suelo malagueño 21,25 millones, una cifra similar a la de ejercicios anteriores (22,35 en 2016 y 23 en 2015), pero sin embargo bastante superior a las que se registraban antes de la crisis (19,82 en 2007).

Más

Fotos

Vídeos