La Junta acaba la obra de mejora del bastión sur de La Alcazaba

La Junta acaba la obra de mejora del bastión sur de La Alcazaba

El día 7 de junio, jueves, se difundirán en una conferencia los resultados científicos y criterios de conservación empleados en la intervención del baluarte

MARÍA PAREDES MOYAAlmería

La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía ha finalizado las obras de conservación realizadas en el bastión sur del primer recinto de La Alcazaba de Almería, con una inversión de 56.530 euros. La intervención, que comenzó a mediados del mes de diciembre del pasado año y finalizó el 16 de abril, ha sido desarrollada por la empresa Rehabitec Almería y han tenido como directores de las mismas a los arquitectos Pedro Gurriarán y Salvador García. La actuación en el baluarte ha partido de una serie de premisas básicas como la sustitución de los materiales inadecuados usados en la anterior restauración (acero y mortero de cemento) por otros de mejor comportamiento y más relacionados con la construcción original de la torre.

También se han eliminado las principales patologías identificadas, especialmente la pérdida de mortero de unión o la presencia de oquedades y grietas y se ha avanzado en el conocimiento de las murallas de la Alcazaba, su evolución y los materiales constructivos empleados en cada fase, ha informado el delegado territorial de Cultura, Turismo y Deporte, Alfredo Valdivia, que ha dado cuenta de la actuación en rueda de prensa, en la que ha estado acompañado por el director del monumento, Arturo del Pino.

La torre de flanqueo conocida como bastión sur es uno de los numerosos elementos defensivos intervenidos a finales del siglo XX. En esos trabajos se siguió la práctica habitual en aquellos años, consistente en conservar mediante una reinterpretación formal, empleándose materiales que poco tenían que ver con la construcción original. En este caso, una torre erigida en tapia de hormigón de cal con algunos refuerzos en piedra fue completamente forrada mediante un poderoso talud de mampostería.

Primera fase

En una primera fase se ha restaurado el talud de mampostería que forma el cuerpo principal de la torre, se han picado los morteros de cemento y se ha eliminado el zuncho de acero situado en la parte superior de la construcción, que presentaba una corrosión importante.

En el transcurso de estas labores se dejaron visibles los vestigios de los primeros refuerzos de piedra ejecutados en periodo medieval. Este testigo se reconoce como una ventana de perímetro irregular en la base de la torre, donde no se volvieron a colocar los mampuestos desprendidos del forro del siglo XX.

En la parte superior de la torre predominan las tapias de hormigón de cal andalusíes y las principales labores de consolidación se han centrado en ellas. Por una parte se sellaron fisuras con mortero de cal hidráulica y por otra se rellenaron las oquedades existentes con una mezcla hormigonada similar a la medieval, armada con varillas de fibra sintética, siempre de la mano de restauradores especializados. Se ha dejado un testigo en el que se aprecian restos de la primitiva construcción andalusí.

Asimismo se consolidaron los merlones añadidos en el siglo XX, construidos con mampostería tomada con tierra, mediante una meticulosa consolidación con mortero de cal. Toda esta parte cimera, con peto, merlones y albardillas, se cubrió finalmente con un fino enlucido de base caliza, cuyo color claro estaría relacionado con otros vestigios originales estudiados cerca de la torre.

En el interior de la torre se sustituyó el banco construido hace unas décadas por una plataforma más amplia, en cuyo interior se construyó un nuevo atado en forma de U que asegura la estabilidad y la correcta unión entre la torre y el lienzo de muralla. Su anclaje se logra mediante numerosas varillas de fibra sintética introducidas de forma oblicua entre ambos elementos.

Estudios arqueológicos

Afirma Valdivia que desde un punto de vista arqueológico y de investigación científica, los resultados obtenidos han sido muy beneficiosos. En el bastión se ha aplicado el método de arqueología de la arquitectura, análisis de estructuras emergentes, junto con la realización de un pequeño sondeo estratigráfico en la parte interior de la torre, la que ha permitido identificar varias modificaciones y continuas reparaciones.

Aunque los estudios arqueológicos aún no han finalizado, el sondeo practicado en el interior de la torre ha dado como resultado dos fases islámicas, una la de su construcción, entre finales del siglo X y comienzos del XI, y otra, la de su reparación por daños estructurales, en época nazarí, en el siglo XIV, según se desprende de las analíticas practicadas en laboratorios estadounidenses.

El estudio paramental realizado en las fachadas exteriores de la torre muestran nuevas remodelaciones durante la Edad Moderna. De este estudio destaca la documentación en el extremo oriental, en su base, de una reparación de época cristiana, con sillares de arenisca, algunos de ellos con marcas de canteros, como las que se ven en el castillo cristiano.

Para el delegado de Cultura, los trabajos de restauración y conservación han sido el producto de un equipo multidisciplinar, que ha tomado importantes decisiones en materia de conservación y puesta en valor del bastión a través de dos ventanas arqueológicas. Una de ellas es la conservación de los tapiales en la parte superior de la torre, lo que permite al visitante observar la fábrica original del tapial de una de las fases islámicas y otra, las manifestaciones constructivas consolidadas y conservadas en la parte inferior, que muestran las reparaciones estructurales tanto en época nazarí como durante el dominio cristiano en la Edad Moderna, posiblemente motivadas por los continuos terremotos que sufrió Almería a finales de la Edad Media y comienzos de la Moderna.

Conferencia

Con la finalidad de dar a conocer y difundir los resultados científicos y los criterios de conservación empleados por el equipo interviniente en el bastión, ha afirmado el delegado territorial, el día 7 de junio a partir de las 19.30 horas tendrá lugar en la Ermita de San Juan la conferencia 'La recuperación patrimonial del bastión del primer recinto de la Alcazaba', a cargo de Pedro Gurriarán, Paqui Alcalá y la empresa Rehabitec. La jornada finalizará con una visita al monumento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos