El tío de Gabriel encontró la pala y el hacha «extrañamente ordenadas, como para un examen»

El tío de Gabriel, durante su declaración. /M. C.
El tío de Gabriel, durante su declaración. / M. C.

El hermano de Ángel, que estuvo en la finca de Rodalquilar los dos primeros días tras el suceso, reconoce las herramientas como habituales en Las Hortichuelas

MIGUEL CÁRCELESAlmería

Francisco Cruz, tío del pequeño Gabriel Cruz, vestido con un polo de negro luto, ha advertido que encontró en el cortijo de Rodalquilar en el que tuvo lugar la muerte violenta del pequeño la pala y el hacha utilizados para ocultar el cadáver «extrañamente ordenadas, como para un examen». En una breve declaración ante la que fue la pareja sentimental de su hermano, Francisco ha advertido que esa situación le llamó poderosamente la atención pero que, inmediatamente, la pasó por alto -en ese momento se buscaba a su sobrino, sin paradero conocido-.

Cruz, además, ha indicado que no había visto jamás antes dichas herramientas, no solo la pala y el hacha, también un rastrillo, en dicho cortijo y que, sin embargo, eran herramientas que estaban normalmente en otra vivienda de la familia, la de Las Hortichuelas, la residencia habitual de la abuela del menor y madre del testigo.

La defensa de Ana Julia Quezada ha subrayado que el testigo no apuntó en anteriores declaraciones a esta conexión: que las herramientas estaban antes en otro cortijo y no en Rodalquilar. Sin embargo, la juez Dodero, presidenta del tribunal, ha considerado que no es una contradicción en si misma y ha aceptado la protesta de la defensa.

«Nerviosa»

El hermano de Ángel Cruz ha subrayado asimismo que pese a que la relación de Ana Julia Quezada con Cruz era «normal» -de apoyo-, sí que le observó «nerviosa». Hasta el punto de que, ha rememorado, en una ocasión debió conducirla entre Rodalquilar, en donde la encontró de forma sorpresiva fumando junto al terreno de gravilla en el que se ocultó el cuerpo de Gabriel durante doce días, y hasta Las Hortichuelas debido a que, por su estado de nervios, no se veía capaz de conducir.