Josep Roca alaba las bondades gastronómicas de Almería

Josep Roca firmando en el libro de honor de Almería 2019. /AYUNTAMIENTO DE ALMERÍA
Josep Roca firmando en el libro de honor de Almería 2019. / AYUNTAMIENTO DE ALMERÍA

El sumiller y propietario de El Celler de Can Roca visita la sede de la Capitalidad e imparte una charla a alumnos de Bachillerato

Daniel Serrano
DANIEL SERRANOAlmería

La sede de la Capitalidad Gastronómica de Almería 2019 vivió ayer uno de los días más importantes dentro del calendario de eventos que se están sucediendo a lo largo de este año. Y es que contó con la presencia, nada más y nada menos, del sumiller y uno de los propietarios de El Celler de Can Roca, Josep Roca, que en su visita a la ciudad se encargó de transmitir sus conocimientos y experiencia a más de medio centenar de alumnos de Bachillerato del Colegio Diocesano San Ildefonso de Almería.

Aprovechando su estancia en la capital, Roca se reunió también con representantes destacados del sector de la gastronomía almeriense, incluyendo profesorado y alumnos de la escuela de hostelería ubicada en el instituto Almeraya. Esta jornada contó con la presencia del alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, y del director de la territorial Sur de BBVA, José Ballester.

«Siempre hemos asumido el proyecto de ser la Capital Española de la Gastronomía como la responsabilidad de contarle al mundo desde Almería cómo se come en el país con mejor gastronomía del planeta», apuntó Pacheco, que señaló que, aunque es pronto para hacer balance, Almería se consolidará como un destino turístico gastronómico de primer nivel.

Por su parte, Ballester comentó que «la importancia de la formación continua en innovación y el compromiso con la sostenibilidad nos han unido a El Celler en una alianza global que ha dado la oportunidad de impulsar la formación de jóvenes promesas de la hostelería y la cocina».

Ballester también comentó que Almería ofrece una potente industria agroalimentaria y una materia prima que la posiciona en el mapa mundial y que hace que consumidores de todo el mundo y grandes chefs elijan los productos almerienses «porque saben que están eligiendo un valor seguro».

Por último, Ballester aseguró que está demostrado que la gastronomía influye cada vez más a la hora de elegir destinos vacacionales.

De los mejores del mundo

En cuanto al Celler de Can Roca, fue elegido por dos veces como mejor restaurante del mundo, en los años 2013 y 2015, y tiene en su haber tres estrellas Michelin. Por su parte, el sumiller Josep Roca es el guardián de las más de 60.000 botellas de vino que suma su bodega, una de las más envidiadas del país y del mundo.

Josep Roca señaló que Almería -refiriéndose tanto a la capital como a la provincia- es imprescindible, motor y generador, desde la agricultura, así como suministro directo para Europa y el mundo. «Desde fuera vemos la Capitalidad Gastronómica de 2019 con una sensación de que tiene que ser la gran oportunidad para poder mostrar que existe Almería. Desde Cataluña siempre nos fijamos en la gamba roja, que dicen que es más sabrosa», trasladó el sumiller.

En este sentido Josep Roca señaló que hay muchos productos que hay que reivindicar y mostrar e insistió en que «es una gran oportunidad para dar altavoz a los cocineros y al mundo de la gastronomía, esa idea de la tapa y el costumbrismo, así como a la cultura arraigada de la gastronomía popular».

«Las propuestas que se van a hacer aquí en la sede a partir de ahora, con los guisos y los pucheros y esa comida de cuchara, va a ser una parte importante para reconocer y comprender que en Almería no solo hay materia prima sino también una cultura concreta que se muestra desde la singularidad», argumentó el sumiller.

La formación es un motor de oportunidades, y en ello coinciden BBVA y los hermanos Roca, que colaboran en un programa formativo conjunto. Con esta iniciativa quieren ayudar a los profesionales del futuro a adquirir las competencias necesarias para ofrecer la mejor experiencia al cliente, en un nuevo contexto digital y sostenible.

Tras la charla con los medios de comunicación, Josep Roca se dirigió a los alumnos de Bachillerato para inspirarles ese espíritu de vida y trabajo que ha convertido su empresa familiar en uno de los mejores restaurantes del mundo.

Durante el encuentro insistió mucho en la importancia de amar lo que se hace y les trasladó que tienen «que pensar en grande, pero también tenéis que tener los pies en la tierra». La curiosidad, la humildad, el cuidado del equipo y la innovación son alguno de los ingredientes que les ha permitido llegar a las emociones del cliente a través de una experiencia gastronómica única.