Interinos almerienses protestan en Sevilla por lo que consideran «un ERE encubierto»

La protesta se trasladó en el último momento hasta la puerta del Parlamento./DOCENTES POR LA PÚBLICA
La protesta se trasladó en el último momento hasta la puerta del Parlamento. / DOCENTES POR LA PÚBLICA

Más de 50 profesores de la provincia se movilizaron ante el Parlamento Andaluz para mostrar su desacuerdo con las instrucciones

J. N.Almería

Alrededor de medio centenar de docentes almerienses participaron ayer en la manifestación realizada a las puertas del Parlamento de Andalucía bajo la convocatoria de Marea Verde y en demanda de estabilidad y contra la política educativa. Los organizadores estimaron que, en total, fueron más de 300 personas las que quisieron mostrar su desacuerdo con situaciones como la de los interinos que, en muchos casos, aún no saben si tendrán plaza el próximo curso después de más de una década ejerciendo sus funciones. Los manifestantes respaldaron la petición de comparecencia parlamentaria del consejero de Educación, Javier Imbroda, solicitada por los grupos de la oposición.

Fue una mañana de nervios y cambios a última hora. La manifestación se iba a realizar ante la sede de la Consejería, pero al conocerse que la Diputación Permanente del Parlamento andaluz decidía la comparecencia en agosto de Imbroda los manifestantes solicitaron el cambio del lugar de su protesta.

Además de proferir consignas en favor de la educación pública, de la enseñanza de calidad y de la estabilidad de los interinos, los manifestantes, entre los que también había escolares y padres de alumnos, rechazan las nuevas instrucciones de horarios de la Consejería de Educación para el próximo curso.

Esas nuevas instrucciones, según los convocantes de la protesta, «no suponen un aumento real de las horas de Matemáticas y Lengua, sino una disminución inaceptable de las horas de libre disposición y, por tanto, una limitación de la autonomía de los centros para adaptar el currículo a las necesidades concretas de su alumnado».

Del mismo modo, detallaron que se imponen un aumento de las horas de Religión en detrimento de las enseñanzas artísticas y del Francés «como lengua extranjera», según los convocantes.

Con estas Instrucciones «están cambiando aspectos fundamentales de la enseñanza primaria y suponen un retroceso sustancial tanto de los horarios y los currículos, como de las plantillas, sin contar con los equipos educativos», hasta el punto de que responsables sindicales cifraron en un mínimo de 700 los interinos que se quedarán sin trabajo a partir de septiembre, algunos de ellos con hasta ocho años de antigüedad.

Según USTEA, «mientras que la enseñanza pública ha perdido más de un millar de líneas educativas en los últimos años, la concertada mantiene todas las suyas». Por su parte, Marea Verde hizo público un comunicado en el que indicó que esta situación se debe a «las políticas educativas que la Junta de Andalucía está aplicando en nuestra comunidad en los últimos años, de las que son responsables tanto los anteriores gobiernos del PSOE como el actual tripartito de derechas». Docentes por la Pública lamentó que «hay una situación de fraude de ley en la que la administración mantiene al funcionariado interino ha sido objeto de constantes reivindicaciones durante estos últimos años, con una gran falta de sensibilidad y empatía que ha mostrado la administración andaluza».