Ignora a la Policía y sale del puerto con más de 500 kilos de jurel en una furgoneta

La Guardia Civil interviene pescado a vendedores ambulantes así como artes de pesca profesionales en barcas de recreo en El Zapillo

Alicia Amate
ALICIA AMATEAlmería

Dos actuaciones de la Guardia Civil han permitido intervenir en Almería 525 kilogramos de jurel (Trachurus trachurus) y 45 paños de redes de trasmallo, consideradas artes profesionales. En ambos casos, los agentes han denunciado a los infractores.

La primera de las actuaciones tuvo lugar durante la mañana del pasado día 12, tras el aviso alertando que el conductor de una furgoneta había hecho caso omiso a las indicaciones de los agentes de Policía Portuaria dentro del recinto portuario de Almería. Finalmente, el vehículo fue localizado en el término municipal de Vícar.

Tras identificar al conductor, los agentes de la benemérita hallaron en la zona de carga del vehículo gran cantidad de cajas de pescado, concretamente jurel, sobre las que el conductor decía «no tener ni factura, ni albarán» sino «que lo había comprado a varios vendedores dentro del recinto portuario» por lo que no queda acreditada su trazabilidad y su aptitud para el consumo.

Ante estos hechos se procedió a la intervención de las 75 cajas de jurel, que arrojaron un peso total conjunto de 525 kilogramos. Asimismo, se levantó la correspondiente acta denuncia al conductor de la furgoneta. Por su parte, el material intervenido fue destinado a un centro benéfico de Almería.

Venta ambulante y pesca ilegal

La segunda de las actuaciones es el resultado de la investigación que realiza la Guardia Civil dentro de las funciones que tiene encomendadas, entre las que está el velar por el cumplimiento de las disposiciones que tiendan a la conservación de la naturaleza y medio ambiente, de los recursos hidráulicos, así como de la riqueza cinegética, piscícola, forestal y de cualquier otra índole relacionada con la naturaleza. Como resultado de las mismas, agentes de Guardia Civil tuvieron conocimiento de la posible venta ilegal de pescado que se realiza en la playa de la capital almeriense por parte de varias personas, lugar en el que se establece un dispositivo de vigilancia.

Este dispositivo da resultado poco después. Los agentes observaron a dos personas que portaban cuatro cajas cargadas con pescado dispuesto para su venta. Al llegar los guardias civiles, estas personas trataron de abandonar el lugar, si bien fueron alcanzados e identificados.

En el interior de las cajas que portaban, quedaban para la venta dos piezas de herrera, un jurel y 47 piezas de sepia. Todos los ejemplares habían sido pescadas la noche anterior, haciendo uso de una embarcación de recreo ubicada en la arena de la playa, en cuyo interior los agentes localizan redes de trasmallo, un total de 25 paños, así como restos de pescado, rascacios y erizos.

El pescado localizado fue intervenido por la Guardia Civil y entregado nuevamente en un centro benéfico de la capital. Por su parte, las artes de pesca intervenidas fueron trasladadas a la Planta de Tratamientos y Vertedero de Residuos de Almería para su destrucción, quedando la embarcación precintada en la playa de Almería.

Por estos hechos los agentes levantaron las correspondientes actas a la Ordenanza del Comercio Ambulante del Ayuntamiento de Almería.

Más infractores

De la misma forma se localizan otras tres embarcaciones de recreo con un total de 50 paños de trasmallo, tratándose de artes profesionales, cuando las embarcaciones son recreativas, artes que fueron intervenidas también por los agentes.

Igualmente se comprobó cómo una de estas embarcaciones tiene modificado el número de folio, cuya categoría es la séptima (recreo) por la segunda (buques), por lo que a su propietario se le levanta un acta denunciando esta situación.

El conjunto de estas actuaciones se enmarcan dentro del Plan Anual de Control e Inspección Pesquera (Paciap), que desarrolla de manera conjunta la Guardia Civil en colaboración con el Servicio de Inspección Pesquera de la Junta de Andalucía.