Hallan 25 cadáveres de la época Almohade en el centro de Almería

Cinco tumbas han sido encontradas en el solar, entre las calles Marcos y Merino, con 25 cuerpos, la mayor parte de niños de hasta diez años y de clase social baja./M. C.
Cinco tumbas han sido encontradas en el solar, entre las calles Marcos y Merino, con 25 cuerpos, la mayor parte de niños de hasta diez años y de clase social baja. / M. C.

La excavación arqueológica, en el enlace de las calles Marcos, Judía, Merino y Cruz, junto a la Puerta de Purchena, se enmarca en una zona de cementerio islámico de entre los siglos XII y XIV, extramuros de la ciudad árabe

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELESAlmería

La previsión era que al remover el terreno se pudieran encontrar restos arqueológicos. Pero las primeras excavaciones están arrojando importantes hallazgos para una de las zonas más históricas de la ciudad: parte de un cementerio islámico de entre los siglos XII y XIV, el de la Puerta de Bayyana, se han encontrado en la calle Marcos, a escasos metros de la Puerta de Purchena. Por el momento se han encontrado cinco tumbas con 25 enterramientos en dos niveles. Y en todos los casos los cuerpos están enterrados en decúbito lateral derecho y orientados a La Meca, lo que incide en el carácter musulman de la necrópolis. "Es un cementerio. Sabíamos que aquí iban a encontrarse restos porque en la zona ya se habían datado fosas", indicaba a IDEAL el arqueólogo, Rafael Sevillano.

Los restos son de la época Almohade y Nazarí tardío, y cuando se comenzó a remover el terreno -en el solar hay prevista la construcción de un edificio de nueve viviendas en dos plantas- ya se auguraba un hallazgo en el espacio. "Hace tres semanas que comenzó la inspección arqueológica, y cuando acabe el estudio se sabrá qué directrices se toman al respecto", advierten desde la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía en Almería, administración que está tutelando la datación y recopilación de los restos de la necrópolis musulmana.

La necrópolis del camino de Bayyana, una de las más importantes de la ciudad en la época de declive islámico, llegó a ser de las más densamente utilizadas de la urbe, alcanzando la extensión entre Puerta de Purchena y la plaza de los Derechos Humanos y la actual calle Granada. Fue un cementerio utilizado a partir del siglo XI, cuando la extensión de la ciudad obligó a dejar en desuso los enterramientos existentes hasta entonces en el entorno de las calles Mariana y Marín y la plaza vieja.

En el caso de los enterramientos recién hallados, 25 cuerpos, todos pertenecerían a una clase social baja, "gente humilde" definía el arqueólogo. Y la mayor parte son restos mortales de niños (desde recién nacidos hasta los 10 años de edad). "Se dedicaban algunas partes de los cementerios a clases sociales distintas o por edades", agregaba. Ninguno sería de clase social dominante, cuyos enterramientos solían darse en espacios familiares más amplios.

Restos humanos de entre los siglos XII y XIV hallados en la calle Marcos de la capital almeriense.
Restos humanos de entre los siglos XII y XIV hallados en la calle Marcos de la capital almeriense. / M. C.

Además, también se han hallado otros restos menores -cerámicos, por ejemplo- que también se están datando y que, como los restos mortales, serán remitidos al Museo de Almería.

El yacimiento está muy cerca de la puerta de Bayyana, una de las más importantes de la muralla musulmana de la ciudad que abría el camino hacia el interior (Granada, Bayyana o Tabernas entre otras urbes). De hecho, hace apenas cuatro meses, en el curso de las obras que se desarrollaban en la calle Las Tiendas aparecían restos de lo que un día fue el asiento de la muralla fortificada construida por el rey Jairán (1014-1028), primer monarca de la Taifa almeriense, y que suponían la ampliación de la urbe tras la extinción del suelo intramuros anterior. El segmento hallado mide 1,2 metros de ancho por unos siete de largo y está «machacado» por las distintas actuaciones modernas de instalación de servicios, suministros, redes de alcantarillado... entre otros. Por ello se procedió a su catalogación, documentación y cobertura posterior para su conservación bajo tierra.

Ahora bien, el hallazgo de necrópolis es habitual en algunas zonas de la capital (el arrabal de la Musalla, la salida hacia Poniente, el entorno de la plaza vieja o los barrios de las Huertas y Alfareros, en el entorno de la Puerta de Purchena). En el año 2007 los trabajos arqueológicos de la termas situadas en el ala sur de la plaza de la Constitución sacaban a la luz entre 100 y 130 enterramientos de época musulmana, pertenecientes a la necrópolis de la Xaría Vieja que se situaba en la zona y que era la utilizada en el periodo inmediatamente anterior al de la necrópolis cuyos restos han sido hallados recientemente en la calle Marcos.