Guirao lamenta que Diputación no saque más partido al archivo de Goytisolo

Guirao Cabrera visita las exposiciones inauguradas ayer en el Centro Andaluz de la Fotografía guiado por Rafael Doctor, su director. /M. C.
Guirao Cabrera visita las exposiciones inauguradas ayer en el Centro Andaluz de la Fotografía guiado por Rafael Doctor, su director. / M. C.

El ministro Guirao recuerda que los viajes a Almería del autor de Campos de Níjar y La Chanca fueron una «catarsis» en su vida | El CAF expone decenas de fotografías de Vicente Aranda al escritor catalán durante uno de sus viajes a principios de los años 60

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELESALMERÍA

La amistad entre José Guirao (ministro de Cultura del Gobierno de España) y Juan Goytisolo surgió por casualidad. Guirao, estudiante de Filología Hispánica, escribió al literato catalán con la intención de hacer un trabajo sobre dos de sus libros de viajes más reconocidos, ubicados ambos en Almería: Campos de Níjar y La Chanca. Y Goytisolo le citó para varias semanas después en la Librería Cervantes. Desde entonces, los lazos entre ambos nunca se perdieron y generaron una prolija relación que acabó fraguando en gestos tan potentes para dar relevancia cultural a la provincia como la llegada de un retirado José Ángel Valente o la donación de gran parte de los archivos personales de Goytisolo a la Diputación de Almería. «Lamento que no se saque más partido a esta donación», aseveró ayer el ministro Guirao.

Lo hacía en el escenario de una segunda donación. El propio Guirao poseía decenas de negativos e imágenes positivadas que Goytisolo le entregó en mano en los ochenta. «Me dijo: 'Esto es para ti, haz lo que quieras con ellas'». Son instantáneas tomadas -la mayoría de ellas- por el director de cine ya fallecido Vicente Aranda al propio Goytisolo durante uno de sus viajes a Almería, después de publicar Campos de Níjar y antes de editar La Chanca. Cuando Goytisolo falleció de forma repentina, se acordó del sobre. «Pensé que era de ese tipo de cosas que si te mueres tus sobrinos tiran a la basura en una limpieza».

Entonces -aún no era ministro, fue hace cosa de un año, cuando Goytisolo fue enterrado en Marrakech, Marruecos- decidió donarlas al Centro Andaluz de la Fotografía para que pasen a engrosar sus fondos museísticos. «Pensé que era el sitio perfecto. Primero porque está en Almería, y las fotos son testimonio de ella. Y luego porque es un seguro de buena gestión. Es un acto de amor a Juan y de Juan a Almería», relataba Guirao.

Ayer, el CAF inauguró la muestra, denominada 'Campos de Níjar: Fotografías de Vicente Aranda realizadas en los viajes de Juan Goytisolo por Almería' junto con otras dos, una de instantáneas almerienses del fotógrafo Bernard Plossu, y otra de la joven creadora María Cañas. Con ellas, el CAF cierra la celebración de su 25 aniversario tras la creación, en 1992, del proyecto Imagina, surgido de la mente -y la batuta- de Manuel Falces.

La muestra 'Campos de Níjar' está compuesta por fotografías de los viajes que realizó por Almería a principios de los años sesenta el escritor Juan Goytisolo. Algunas de estas imágenes fueron tomadas por Vicente Aranda y otras no tienen un autor claro. La exposición ofrece un testimonio fotográfico de los viajes en los que conocieron desiertos, miseria y pobreza, pero en los que también surgió una fascinación por la gente y el mundo tan distinto que encontraron en Almería. Muestra muy bien, por tanto, la denuncia del abandono de esta tierra que hizo Juan Goytisolo y que recogió ampliamente en su obra.

«Para Juan fue una especie de catarsis, una cambio radical en su manera de sentir, de entender a la gente y de escribir. En la escritura de Juan hay un antes y un después tras su experiencia en Almería. Tras 'Campos de Níjar' y 'La Chanca' viene su gran literatura, sus grandes novelas, sus episodios personales que son también nacionales, su vivencia de la cultura, de España», narró el ministro.

Ante un auditorio en el que estuvieron presentes, entre otros, Carlos Pérez Siquier y la viuda de Manuel Falces, Matilde Sánchez, Guirao insistió en la contundente apuesta de Goytisolo por la cultura en Almería y en Andalucía. Primero por conseguir traer al ya retirado José Ángel Valente a vivir a la capital. De ese arraigo surgieron colaboraciones culturales como la establecida entre el poeta y Falces, de la que surgieron grandes obras conjuntas. Pero también la conmemoración del cuarto centenario de la muerte de San Juan de la Cruz, los encuentros histórico-árabes o los seminarios 'Fin de siglo y formas de la modernidad'.

«Fruto de esa relación de trabajo, Juan donó a la Diputación parte de su archivo», rememoró. «Y un año después me dio el sobre con negativos». Ahora, se exponen en las paredes del CAF. Y a partir de octubre permanecerán en los archivos del centro para su estudio y conservación, para su permanencia en el tiempo.

Junto con la exposición -y fruto de un convenio de colaboración firmado a tres bandas entre el CAF, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y la Universidad de Almería- la editorial de la UAL ha alumbrado dos publicaciones. Una, un gran cuaderno sobre la obra de Bernard Plossu, que expone también desde ayer 150 imágenes del autor francés durante viajes y estancias en Almería entre 1987 y 2016. La otra, una bellísima reedición de la obra Campos de Níjar que incluye las fotos de Vicente Aranda donadas por Guirao Cabrera para los fondos del CAF.

El ministro de Cultura recorrió las tres muestras con la compañía del consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez y del rector de la Universidad de Almería, Carmelo Rodríguez Torreblanca, y siguiendo las explicaciones de Rafael Doctor, director del Centro Andaluz de la Fotografía.

Guirao ensalzó la figura de Doctor. Y tras deslizar de forma tácita que entre la dirección de Falces en el proyecto Imagina (surgido en 1992) y la llegada del nuevo director ha habido «altos y bajos» que han dejado al CAF en una situación de relevancia relativa en el espectro cultural estatal, animó al Consejero de Cultura, sin ser demasiado explícito, a tomar interés por este espacio, el más importante centro de difusión de la fotografía en todo el Estado español. «Estoy convencido de que bajo la nueva dirección y el equipo de la Consejería de Cultura se va a hacer un lugar mucho más grande a favor de la fotografía», adujo. «Consejero, es la cuarta vez que visitas el CAF en poco tiempo, espero que sigas haciéndolo», dijo en lo que todos los presentes tradujeron como una crítica velada. El CAF es uno de los centros culturales andaluces con menor presupuesto y personal. Su 25 aniversario apenas ha contado con una dotación de 150.000 euros. Por poner un ejemplo, la aportación autonómica al Museo Picasso de Málaga ha sido casi 30 veces mayor que los fondos asignados de forma extraordinaria al CAF. Y la que se destina al Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (Sevilla) y al Centro de Creación Contemporánea de Andalucía (Córdoba, ambos de gestión conjunta), 36 veces superior.

«Se ha abierto una nueva etapa en el CAF en el que hay que acercar el Centro a Almería y Almería al centro», dijo Vázquez antes de elogiar que tenga ya, esta institución fotográfica «suficiente madurez y consolidación firme». Las exposiciones inauguradas ayer permanecerán en las salas de la sede del CAF (calle Pintor Díaz Molina) durante todo el verano y hasta el 14 de octubre.