El grupo municipal de IU se rompe en dos tras la decisión del consejo de cambiar al portavoz

Rafael Esteban y Amalia Román, en el pleno del Ayuntamiento de Almería. :: s. g. h./
Rafael Esteban y Amalia Román, en el pleno del Ayuntamiento de Almería. :: s. g. h.

Desde la Coordinadora Local se quiere dar proyección a Amalia Román por ser la candidata a la Alcaldía, algo que no acepta ni Esteban ni el sector crítico

Sergio González Hueso
SERGIO GONZÁLEZ HUESO

El grupo municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Almería se ha roto después de que en la tarde-noche del pasado martes el Consejo Local de esta formación política en la ciudad votara a favor de relegar a Rafael Esteban como portavoz en detrimento de Amalia Román. El motivo esgrimido no es otro que el deseo de la corriente mayoritaria en los órganos del partido en la capital de aumentar la proyección de la hoy aún concejala rasa Román, quien fue elegida candidata de IU a la Alcaldía de Almería en una primarias entre militantes y simpatizantes en las que obtuvo un importante respaldo (de aproximadamente un 70%) frente al otro aspirante Rodrigo González.

Hoy él encabeza a un sector de IU en Almería que ayer lanzó un comunicado de prensa muy duro en el que entre otras cosas lamenta haberse cruzado con «los dirigentes comunistas menos dialogantes en la historia de Izquierda Unida Local», refiriéndose a la parte del consejo que indujo la sustitución de Esteban. En el texto remitido a los medios ayer tarde carga contra aquellos que piensen que la decisión de cambiar la portavocía la avale el partido en su totalidad, pues toman distancia con una dirección local que directamente dicen que «no existe». «Es simplemente una correa de transmisión de las decisiones que se toman en el partido PCA (Partido Comunista de Andalucía) y muestra una manifiesta incapacidad de llegar a acuerdos (...) ignorando y marginando a la minoría aunque esta suponga un 40% de la militancia de IU», critican.

Poner a Román al frente del grupo es, para este sector, una estrategia trazada» sin base ni justificación», y que «no tiene más intención que ajustar cuentas». Así lo creen y de ahí que se ausentaran de la votación el pasado martes. Se fueron desairados de la misma forma que lo hizo Esteban, que se fue con ellos después de trasladar a viva voz su indignación. Según testigos, se opuso firmemente a una decisión a la que no le ve poso político alguno y además llevada a cabo, a su juicio, con unas formas que dijo no merecer después de llevar media vida dedicada a la organización. «No me iré voluntariamente», avisó entonces.

Un día después de lo ocurrido nada parece haber cambiado. En el día de ayer Esteban prefirió no hacer declaraciones y emplazó a los medios a que pase algo de tiempo para dar a conocer su postura. De momento él no ha dimitido de sus cargos y no parece que vaya a hacerlo en las próximas horas. Sin su renuncia, la decisión tomada por la mayoría del Consejo Local no tendría validez en el grupo municipal a no ser que se le expulsase de la formación política, algo que se descarta por completo.

El escrito de Román

Desde el grupo que quiere a Román como portavoz se defienden alegando que son los órganos del partido los que determinan los representantes y sus cargos y confían a que Esteban asuma y respete la decisión que se acaba de tomar. Es un movimiento «natural», tal y como ayer mismo definió el secretario de Organización de IU en Almería, Roberto Álvarez.

Fue él quien protagonizó una rueda de prensa en la que el Consejo dio a conocer oficialmente el resultado de la última reunión celebrada, a la postre la que ha cristalizado en el relevo sobre el papel del portavoz con el afán de visualizar «el nuevo liderazgo del partido» a cuatro meses de las elecciones municipales.

Álvarez, que comenzó su intervención agradeciendo a Esteban su trabajo, sí que ve fruto de un proceso «lógico y natural» que el otrora concejal de Cultura en tiempos de Martínez Cabrejas, dé un paso lateral para no impedir «el cambio de ciclo político».

A su juicio, a Esteban no le queda otra que respetar la determinación de la Coordinadora Local. «Es una decisión colegiada por la mayoría de los órganos del partido, por lo que no parece muy entendible que las voluntades individuales se impongan sobre las colectivas», señaló. No sin antes trasladar su convencimiento de que el actual portavoz «acabará entendiendo este proceso», dijo.

Por lo pronto y a falta de que Esteban dé a conocer públicamente si dejará paso o se resistirá, Amalia Román presentó ya ayer en el Ayuntamiento de Almería un escrito en el que solicita el cambio de portavoz de su grupo avalada por el partido que le ha puesto en el escaño. Es su credencial frente a la que pueda presentar en su momento Rafael Esteban. Estas cuitas internas en los grupos suelen decidirse a través de una votación entre los concejales del partido. En este caso al haber solo dos, que son además los implicados en la disputa, parece que la decisión tendrá que tomarla un órgano externo, que podría ser la Secretaría del Ayuntamiento de Almería. Por el momento, las fuentes municipales consultadas no dan nada por hecho, pues son situaciones nuevas que tendrán que estudiarse ahora pormenorizadamente.

 

Fotos

Vídeos