Futuro incierto para la mejora del Cable Inglés

La consolidada estructura del Cable Inglés permite que la plataforma pueda ser utilizada para multitud de usos lúdicos, turísticos y culturales, con unas vistas espectaculares de la bahía./IDEAL
La consolidada estructura del Cable Inglés permite que la plataforma pueda ser utilizada para multitud de usos lúdicos, turísticos y culturales, con unas vistas espectaculares de la bahía. / IDEAL

Fomento ha publicado las ayudas del 1,5% Cultural pero la Junta dice ahora que no le corresponde a ella solicitarlas | Gobiernos central y autonómico firmaron en 2009 un convenio para cofinanciar las obras de restauración y puesta en valor, a sufragar a través del entonces 1% Cultural

M. C. CALLEJÓNALMERÍA

La rehabilitación del cargadero del mineral de El Alquife, declarado en 1998 Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía, conocido como Cable Inglés y uno de los emblemas arquitectónicos de la ciudad de Almería, está en camino de convertirse en un espejismo del sueño al que alguna vez aspiró. La apuesta por culminar un proyecto que se inició con muchas ganas pero que se ha ido difuminando en la laxitud del tiempo le conducen hacia un futuro muy incierto.

Más información

Gobierno central y Junta firmaron en 2009 un convenio que les comprometía a financiar la millonaria actuación en varias fases. La primera actuación, la de consolidación y la más importante para preservar lo que había, ya hace años que se acabó. La siguiente, a financiar a través de la partida del 1,5% Cultural del Ministerio de Fomento, está en el aire.

Precisamente, este departamento gubernamental convocó el pasado miércoles, 19 de julio, con su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), las ayudas para financiar trabajos de conservación o enriquecimiento de bienes inmuebles del Patrimonio Histórico Español, dentro del programa 1,5% Cultural. Una convocatoria para cuya solicitud hay 20 días hábiles y cuenta con un presupuesto que supera los 50,5 millones de euros para todo el país.

«El objeto de estas ayudas es intervenir, mediante cofinanciación con su titular, en la recuperación o enriquecimiento de inmuebles declarados Bien de Interés Cultural, de titularidad y uso públicos, o privada sin ánimo de lucro, pero cedidos al uso público. También podrán optar en cualquier caso los bienes inmuebles integrantes del Patrimonio Mundial de la Unesco», explica el propio Ministerio de Fomento en una nota de prensa.

Y es aquí donde radican las dudas que se ciernen sobre las actuaciones que siguen para poner en valor esta señera estructura de hierro.

Desde la Junta de Andalucía consideran que dichas ayudas corresponde solicitarlas a su titular que, en este caso, es la Autoridad Portuaria de Almería y, por este motivo, han asegurado que tienen previsto agenciar un encuentro con su dirección para emplazarle a hacerlo ellos.

Una decisión que echa por tierra el compromiso adquirido hasta ahora y rubricado por Junta y Gobierno. Fue en 2009 cuando Rosa Torres, que entonces era consejera de Cultura, y el secretario general de Relaciones Institucionales y Coordinación del Ministerio de Fomento Fernando Puig de la Bellacasa, explicaron en una comparecencia pública junto al arquitecto responsable de la actuación, Ramón de Torres, que la financiación para el conjunto de la obra y la puesta en valor del monumento se haría con cargo a los fondos del 1% Cultural que reserva Fomento a la rehabilitación del patrimonio de toda España.

Apuesta decidida

De hecho, Puig aseguró que este sería el proyecto en el que Fomento iba a participar de manera más decidida puesto que su colaboración en otras obras suele rondar el millón de euros y aquí la actuación total de consolidación y puesta en valor estimada era de 20 millones de euros aunque, posteriormente, se rebajaría para ajustarlo a la realidad económica actual.

Era una actuación prioritaria para la Junta puesto que, abundó la consejera de Cultura, el Cable Inglés es «paradigma de la arquitectura industrial que se conserva en nuestro país» y a ello contribuyen tanto los valores históricos como los arquitectónicos que le definen. De ahí que, recordó entonces, en el año 1998, y en contra de «las voces que querían su desmantelamiento, nosotros lo declaramos Bien de Interés Cultural».

La Junta se reunirá con la Autoridad Portuaria para que ella sea, como titular, la que pida las ayudas

En noviembre se suscribió el convenio entre las partes con el objetivo de comenzar las obras a final de año aunque fue ahí cuando llegaron los retrasos. Rosa Torres y el entonces ministro de Fomento José Blanco fueron quienes plasmaron su rúbrica en el oficial documento.

Según recogía IDEAL en abril de 2010, la última fecha ofrecida por la Administración autonómica hacía apuntar a que las obras llegarían en la segunda mitad del año. Fomento había puesto el dinero y tenía que ser la Junta la que moviera ficha. Y, si no lo hacía, Fomento se lavaba las manos.

En una respuesta a los senadores del PP por la provincia de Almería, el Gobierno central recordó que contratar las obras era tarea de la Junta de Andalucía. El acuerdo suscrito unos meses antes daba a la Junta «las funciones de órgano de contratación de las obras», por lo que su inicio dependía de la tramitación del expediente de contratación por parte de esta Administración.

Comienzan los problemas

Las nubes volverían a cubrir el brillante horizonte del cargadero del mineral. En una visita cursada por el titular de Cultura en Andalucía en octubre de 2012, Luciano Alonso, al cargadero del mineral, expresó su temor por que las obras pendientes de los fondos del todavía 1% Cultural que libra el Ministerio de Fomento a petición de las comunidades autónomas, ayuntamientos y mancomunidades se quedasen sin partida presupuestaria para ese ejercicio, ya que, desde el Gobierno le habían trasladado que «en 2012 no iba a haber ninguna», al tiempo que se refería a la necesidad de concretar las partidas a cargo de dichos fondos para acometer la segunda fase para la restauración y puesta en valor de este Bien de Interés Cultural.

Estaba claro, entonces, que la Junta de Andalucía dependía de dichas ayudas para seguir adelante en el proyecto.

Y, en una entrevista concedida a IDEAL por el propio consejero de Cultura en junio de 2013, reiteró que «el Cable Inglés ha sido siempre compromiso de la Junta de Andalucía porque así entendemos el valor del patrimonio que Andalucía posee». «Pero lo importante es poner las cosas en su sitio», declaró. «No es sólo -dijo- que existiera un compromiso del Ministerio de Fomento para la primera fase, ya concluida, y segunda fase, por abordar, para lo que le hemos reiterado el proyecto con un presupuesto más ajustado, sino que este patrimonio es de titularidad estatal pero es la Junta la única que vela por él y el ministerio se lava las manos».

«En 2013 reiteramos la solicitud al ministerio y presentamos un proyecto de segunda fase más ajustado, por importe de cuatro millones de euros. En mayo, el ministerio acusó recibo de la nueva solicitud para la segunda fase» y respondió, según Alonso, que «en el momento actual, se ha procedido a revisar el contenido del V Acuerdo de Colaboración entre el Ministerio de Fomento y el Ministerio de Cultura para la actuación conjunta en el Patrimonio Histórico Español, a través del 1,5% Cultural, cuya vigencia ha terminado, estando prevista la firma de un nuevo acuerdo entre ambos ministerios».

El ministro de Fomento tiene hoy la oportunidad de dar luz a las dudas sobre el proyecto

«Dada la actual coyuntura presupuestaria, podrán establecerse nuevos requisitos y criterios a utilizar a la hora de seleccionar las actuaciones a incluir en el futuro programa del 1,5% Cultural. Cuando se inicie un nuevo proceso de admisión de solicitudes, se le mantendrá puntualmente informado, al objeto de que pueda ajustar adecuadamente su solicitud», le explicaron desde Fomento a la Junta y, concluía el consejero, «es decir, marcha atrás del ministerio, que suena a retraso frente a la voluntad de la Junta».

La ausencia de financiación para el proyecto del Cable Inglés era por tanto, tal y como informó IDEAL en julio de 2015, evidente a pesar de que Fomento y la Consejería de Cultura habían acordado que se ejecutaría de modo bilateral hasta el final y de que dicho departamento de la Junta de Andalucía se comprometía a incluir, año tras año, la petición para la financiación estatal y, el Gobierno, a otorgarle fondos.

Hasta el momento, sin embargo, sólo se ha ejecutado la primera de las fases, la de consolidación, sin que se observe ningún avance para el resto del proyecto. Y las dudas se ciernen sobre una actuación que iba a ser un revulsivo cultural y turístico para la ciudad.

Respuestas de De la Serna

El ministro de Fomento, Íñigo Gómez de la Serna, visita hoy la provincia para hablar sobre el calendario del AVE. Quizás sea también el momento de que aclare si la apuesta del Gobierno central por esta insigne intervención pública sigue siendo la misma que en 2009. Si le corresponde o no a la Junta seguir solicitando, convocatoria a convocatoria, dichas ayudas del 1,5% Cultural y, a su departamento, concedérselas. Y, en caso contrario, si habría que implicar ahora a una tercera entidad, en este caso, la Autoridad Portuaria, como su titular, para seguir adelante con el proyecto. O, incluso, si sería factible que fuera el Ayuntamiento de Almería el que tirara para adelante, como se ofreció el alcalde de la ciudad, Ramón Fernández-Pacheco, durante el pleno sobre Estado de la Ciudad. Muchos interrogantes para los que Gómez de la Serna tiene las respuestas.