Los funcionarios de prisiones paran para exigir el mismo sueldo en todas las cárceles

Concentraciones ayer. /R.I.
Concentraciones ayer. / R.I.

Según los sindicatos, dependiendo de la prisión en la que se trabaje puedes existir una diferencia de hasta 600 euros en la nómina

M. C. ALMERÍA.

Los trabajadores de Instituciones Penitenciarias mantuvieron ayer el primer día de esta nueva oleada de huelgas que les llevó a celebrar dos concentraciones distintas: una en la Puerta de Purchena con la finalidad de que la gente conozca sus reivindicaciones y otra en las propias instalaciones de El Acebuche, el centro penitenciario provincial, en cuyas puertas -tanto para el acceso de vehículos como de personas- se apostillaron.

Los sindicatos convocantes, tienen previstos tres días consecutivos de protestas -esto es, seguirán hoy y mañana- y concluirán el martes a las 20 horas. Sin embargo, ya amenazan con que no dudarán en prorrogarla si la administración pública no accede a su petición, que no es otra que igualar su salario con sus compañeros de otras prisiones. Y es que, indican los trabajadores del centro, «según la prisión en la que trabajes puedes tener una diferencia de hasta 600 euros en el sueldo». Este baremo responde a una «clasificación obsoleta de los centros penitenciarios que data del año 1989», indican. Entre otros elementos, se compensa el trabajo en prisiones del entorno del País Vasco.

Los convocantes de la huelga exigen al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, que desbloquee la situación de conflicto laboral «y se siente a negociar y ponga encima de la mesa como mínimo la propuesta de subida retributiva que anunció a la parte social el 25 de septiembre el Secretario General de Instituciones Penitenciarias, es decir, un incremento retributivo de media aproximativo de 375 euros en el complemento específico para los ejercicios de 2019, 2020 y 2021», indicaron fuentes del sindicato CSIF.

Los sindicatos del comité de trabajadores ya convocaron en octubre dos días de huelga en los 84 establecimientos penitenciarios -penales y centros de inserción social entre otros- que dependen estrictamente de Instituciones Penitenciarias. Son todos los del país a excepción de los centros repartidos por el territorio autonómico de Cataluña, cuya competencia en gestión está delegada en el Gobierno de la Generalitat.