Fomento saca más expropiaciones para el AVE y lanza dos contratos de control de obra

Boca norte de los túneles de Cabrera, los túneles ferroviarios tapiados por el parón de las obras del AVE./M. C.
Boca norte de los túneles de Cabrera, los túneles ferroviarios tapiados por el parón de las obras del AVE. / M. C.

El Ministerio alumbra nuevas decisiones para que la construcción de la línea desde Murcia y hasta Almería pueda estar al completo en ejecución el próximo año

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELESALMERÍA

El Boletín Oficial del Estado ha alumbrado, en sus dos últimas ediciones, nuevas noticias positivas para el relanzamiento de las obras de construcción de la Línea de Alta Velocidad entre Almería y Murcia. Son actos colaterales pero sin los cuales sería absolutamente imposible que se cumpla la máxima defendida por el Gobierno: que en los primeros meses del año que viene esté en obras todo el corredor entre Murcia y Almería.

Los dos primeros anuncios, este sábado, alumbraban la licitación de dos contratos de control de obras en los tramos entre Lorca y Vera y entre Los Arejos y el río Andarax. Las empresas que se hagan con dichas adjudicaciones se encargarán de controlar la calidad de los materiales utilizados por las constructoras en las obras de plataforma -que conllevan, por ejemplo, viaductos y explanaciones- y dar el visto bueno a su ejecución.

El tercero de estos anuncios, en el Boletín Oficial del Estado de ayer lunes, anunciaba el catálogo de expropiaciones necesario para la reconversión de la actual plataforma de vía única y sin electrificar entre Nonduermas y Sangonera (en Murcia) para adaptarlo a las necesidades de calidad del nuevo Corredor Mediterráneo en dicho trazado, en la red arterial metropolitana del ferrocarril en la capital murciana. Se trata de varios centenares de propiedades en una zona densamente urbanizada e industrial de los términos municipales de Murcia y Alcantarilla.

Cabe recordar que, a día de hoy, existen cuatro tramos en licitación (Nonduermas-Sangonera, Pulpí-Vera, Los Arejos-Níjar y Níjar-río Andarax) y otros tres que están siendo revisados antes de su licitación (Sangonera-Lorca, integración de Lorca y Lorca-Pulpí). Con todos ellos en obras, el AVE entre Murcia y Almería estaría al 100% ejecutado o en vías de ejecutar en fase de plataforma. Tras estos contratos -cuya finalización se estima para 2021- vendrían la contrataciones de balasto y tendido de vías así como de electrificación y seguridad. Con ello, y con la ejecución de las obras de adaptación en las estaciones de Murcia, Lorca y Almería, así como con la disposición de la nueva estación de pasajeros de Vera-Almanzora, el AVE podría estar listo, siempre según el calendario de obras que prevé el Ministerio de Fomento, en 2023.

Eso no quiere decir que ese año llegue el primer AVE comercial a Almería. No sólo porque podrían darse retrasos por motivos insospechados -administrativos o de la propia obra pública- sino porque entonces sería cuando la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, ala AESF, se pondría manos a la obra para avalar y certificar la aptitud de la infraestructura para la circulación de trenes de pasajeros y de mercancías. Un documento interno de ADIF da por hecho -tal y como avanzó este diario- que el horizonte que mantiene el organigrama del gestor de infraestructuras español sitúa la apertura al servicio comercial de la línea para el año 2025. Sería entonces, y sólo entonces, cuando España podría dar por culminado el proyecto de Corredor Mediterráneo, puesto que las conexiones de Almería con Granada -la remozada- y con Murcia -de nueva creación- son las más retrasadas de todos los tramos en los que se subdivide el gran proyecto europeo ferroviario.