Fomento da carpetazo al intento fallido del PP de reactivar el AVE

Fomento da carpetazo al intento fallido del PP de reactivar el AVE

El Consejo de Ministros aprueba la resolución definitiva del contrato con Sacyr, que renunció a la obra por no contar con los suelos expropiados

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELES

El Consejo de Ministros del Gobierno de España dio ayer carpetazo al intento fallido por parte de la exministra de Fomento Ana Pastor (PP) de reactivar las obras del AVE entre Pulpí y Cuevas del Almanzora en el año 2015. Se trata del único tramo que se contrató en siete años de Gobierno del Partido Popular antes de que el anterior responsable de la cartera de Fomento, Íñigo de la Serna (también PP), ordenara redefinir por completo la línea entre Almería y Murcia para hacer la mitad de la conexión en vía única. Según incluía ayer la reseña de los asuntos tratados en la reunión semanal del Ejecutivo que preside el socialista Pedro Sánchez en La Moncloa, el contrato del tramo Pulpí-Cuevas, que se otorgó a Sacyr por un importe de 40,04 millones de euros (33 millones más el correspondiente IVA), queda ahora, tras someterse a la deliberación del Consejo, finalmente resuelto. Esta decisión posibilita culminar la contratación del primer tramo de la nueva hornada de obras, el Pulpí-Vera (un trozo más grande que el contratado en 2015 que incluye la obra anterior), porque una administración no puede contratar dos veces la misma obra.

La resolución de ayer del Consejo de Ministros, definitiva, pone fin, tres años después, al contrato. Cabe recordar que este tramo, el Pulpí-Cuevas, salió a licitación pública en marzo de 2015 y se adjudicó en julio, en ambas fechas con Ana Pastor a los mandos de Fomento. La pretensión entonces era que hubiera obras antes de fin de año. Cabe recordar que el 20 de diciembre de esa anualidad hubo elecciones generales. Un año y medio después, en noviembre de 2016, Sacyr reclamó la disolución del contrato ya que la obra no se había podido iniciar ante la falta de disposición de los suelos expropiados. El contrato fue roto en marzo de 2017 y hasta ahora no se había resuelto de forma definitiva.

«La compañía y la empresa adjudicataria han trabajado intensamente en los últimos meses para llegar a un acuerdo y dar continuidad al proyecto, pero finalmente no ha sido posible», indicaba entonces ADIF, que reconocía la tardanza en las expropiaciones como principal motivo de la disensión entre la empresa adjudicataria y el Gobierno, si bien también añadió un supuesto encontronazo por «las condiciones económicas resultantes de la baja ofertada al presupuesto de licitación». La obra se sacó a concurso por 86,25 millones de euros y se concedió por menos de la mitad, 40,04 millones.

Cabe recordar que ADIF Alta Velocidad tiene ahora mismo en licitación cuatro tramos del AVE entre Murcia y Almería: Pulpí-Vera (incluye el tramo cuyo contrato fue ayer finalmente resuelto), Nonduermas-Sangonera, Los Arejos-Níjar y Níjar-Río Andarax. Está previsto que en los próximos meses puedan licitarse el resto de tramos: Sangonera-Lorca, integración del ferrocarril en Lorca y Lorca-Pulpí, lo que cerraría por completo el ciclo de búsqueda de ofertas para la construcción de la plataforma para esta infraestructura.

La Línea de AVE entre Murcia y Almería lleva prácticamente dos décadas en marcha entre planificación, proyectos y obras. Está previsto que su ejecución culmine en 2023 y que su puesta en servicio sea -tal y como reveló IDEAL en exclusiva- dos años después, en 2025. El Gobierno dice que es una fecha conservadora y que el AVE podría llegar antes, cuando se dé el 'ok' a las pruebas de seguridad.

Más

 

Fotos

Vídeos