«Hemos sentido un terremoto antes de que cayera la pared»

ALICIA AMATE

Un equipo de emergencia trabajó durante horas para asegurar la zona y retirar los miles de ladrillos que habían cubierto la calle Úbeda y los vehículos estacionados | Los bomberos no descartan que la caída de la fachada pueda deberse a la unión del viento y los seísmos de esta mañana

ALICIA AMATEAlmería

Un estruendo alteró a los vecinos del entorno del Estadio de la Juventud de la capital alrededor de las 16.30 horas de ayer. Una de las fachadas del Club Costa -instalaciones deportivas en desuso desde hace años- se había desprendido, cayendo 'en plancha' uno de los paneles de ladrillo visto que la cubrían, en concreto, el situado en la calle Úbeda. «Estaba en casa y escuché una explosión muy fuerte», narró una de las decenas de personas que durante toda la tarde permanecieron atentas a lo que ocurría en la citada vía del popular barrio de El Zapillo de la capital.

Hasta allí se trasladaron de inmediato tras el derrumbe efectivos de Bomberos de Almería, Policía Local y Policía Nacional. Afortunadamente, tras la primera inspección se descartó la posibilidad de que hubiera víctimas. «Por aquí pasa mucha gente a todas horas», reconocía una vecina de este mismo barrio, haciendo hincapié, además, en la existencia de un bar en los bajos del mismo inmueble cuyo letrero, como miles de ladrillos naranjas, había pasado ya a formar parte de los escombros que, poco a poco, fueron retirados con la cooperación de los operativos municipales.

Dada la peligrosidad de que se produjera un nuevo desprendimiento, efectivos de Bomberos eliminaron de forma manual el resto de los ladrillos sueltos de la fachada. Una operación que llevó varias horas y a la que, paralela y posteriormente, se sumó la de retirada de los escombros así como de los vehículos estacionados junto a la pared desprendida. Cuatro turismos que quedaron sepultados bajo los restos de la fachada y que pertenecen a vecinos de esta misma zona. «Estaba en casa cuando me dijeron que se había caído la pared y vine corriendo a ver cómo estaba mi coche», explicó uno de los propietarios mientras revisaba los documentos que un operativo de Bomberos de Almería había rescatado para él del interior del vehículo que había sido completamente aplastado tras el derrumbe. «A mi me han llamado y he venido con mi taxi. Aún no se cómo está mi coche», manifestó preocupado otro de estos desafortunados vecinos que ya inician el proceso para ser indemnizados por los daños.

¿Un terremoto?

El viento se baraja como principal hipótesis de este incidente producido en pleno temporal, indicaron desde el Ayuntamiento. Sin embargo, algunos de los presentes en la calle Úbeda apuntaron también a que se había producido un terremoto minutos antes del desprendimiento. Un seísmo, sin embargo, no reflejado por el Instituto Geográfico Nacional (IGN), por lo que esta teoría quedaría descartada de acuerdo a los datos oficiales.

Sin embargo, desde el servicio de extinción de incendios, tras conocer más detalles sobre lo ocurrido, reconocieron que el edificio del Club Costa lleva años aguantando fuertes vientos como los que azotaron ayer la capital por lo que sí que podría considerarse la posibilidad de que este factor se hubiera unido a los movimientos de tierra -en esta ocasión registrados por el IGN- producidos durante la mañana de ayer, el mayor de ellos, con epicentro en La Mojonera, de 3,2 grados.

Información relacionada