«Estar con los apuntes delante y con el móvil en la mano es un gran logro en verano»

Alumnos de la Universidad de Almería afrontan sus últimos días los exámenes de septiembre. /RUBÉN ALONSO
Alumnos de la Universidad de Almería afrontan sus últimos días los exámenes de septiembre. / RUBÉN ALONSO

El mes de septiembre llega cargado de recuperaciones para estudiantes que lo dejan todo para el último momento

NEREA ESCÁMEZALMERÍA

El verano se acabó, la feria de Almería dijo adiós recientemente y con la operación retorno del verano, solo queda saludar al mes de septiembre. Un mes que trae consigo mismo el estrés en las familias porque toca volver a la rutina, coger el hábito en el trabajo y la famosa vuelta al colegio con los preparativos del material del colegio de cada uno de sus hijos. Un mes cargado de obligaciones donde la ilusión no va de la mano. Sobre todo para los estudiantes, que también tienen cita con 'los exámenes de septiembre'.

Cada año, alumnos de bachillerato, universitarios y demás estudiantes de otras formaciones se enfrentan a las recuperaciones. Prepararse las pruebas del noveno mes del calendario lleva más presión puesto que es 'la última oportunidad'. Estudiar no es fácil y hacerlo en verano, menos. Adquirir el hábito de estudio puede ser todo un reto justo al comienzo de las vacaciones. La playa, los planes y las salidas con los amigos hacen que dificulten el hecho de sentarse a un escritorio y comenzar a leer apuntes o incluso el uso de las redes sociales que provocan la desconcentración.

En la Universidad de Almería, los estudiantes se preparan en la biblioteca para afrontar la semana de exámenes. Anabel Arán, estudiante de la carrera de Educación Social admite que ella es la típica persona que «deja todo a última hora». Sin embargo, confiesa que «a mí no me pilla el toro porque solo me ha quedado una asignatura y no es necesario estudiar durante todo el verano».

Para ello, Anabel cuenta que tras la feria, afronta la semana con un método de estudio que consta de «memorización y escribir los apuntes muchas veces». Respecto a los apuntes que utiliza, explica que ella no usa apuntes, «solo subrayo los apuntes del profesor o los que me dejan de otros años».

Jorge Torres, estudiante de Turismo, también se encuentra junto a Anabel estudiando, pero él, sin embargo tiene «dos asignaturas suspensas» y pese a no haber hecho nada en todas las vacaciones, piensa que «en verano no se estudia» porque «cambiaría los exámenes al mes de julio porque está todo más reciente».

Entre risas, manifiesta que «estudiar en verano es un mito, nadie estudia y con el calor o las fiestas menos porque luego se olvida». Sus técnicas de estudio consisten en «transcribir los apuntes» con su letra, porque así sabe que «han pasado» por su mano.

Además, Jorge argumenta que estudia «cuatro o cinco días antes» ya que el día de antes nunca puede porque «se pone muy nervioso». Finalmente, Jorge declara que prefiere «estudiar en la biblioteca» porque estar en casa es un motivo para «desconcentrarse».

Los apuntes y el móvil

Aunque luego, Jorge y Anabel, coinciden en que «quedan con gente a la biblioteca» y «no acaban haciendo nada» pero el hecho de «estar con los apuntes delante y con el móvil en la mano es un gran logro en verano».

Belén Sánchez, estudiante de Química, no corre con la misma suerte porque lamenta que le han quedado «8 asignaturas» con motivo de irse de Erasmus. Y ahora, de cara a septiembre tiene prioridades ya que elige estudiar «las asignaturas que va a pagar menos en la siguiente matriculación».

Lorena Sánchez, es estudiante de Enfermería y ella afronta todo con positivismo puesto que «hay que intentarlo hasta el final» y aunque se ha organizado en verano, admite no haber «hecho nada» con la única asignatura que tiene pendiente, 'Cuidados del paciente crítico', porque surgen «salidas con las amigas y es imposible». Su método de estudio es «por importancia de temas» y no le gusta «ir con prisa para llevarlo mal» porque normalmente le funciona su técnica y confía «en sus métodos».

Juan Cruz y Jesús Sánchez, estudiantes de Ingeniería Informática, admiten estar estudiando «desde julio» para ir más tranquilos. Ambos coinciden en una única técnica de concentración, «una aplicación llamada 'Forest' que consiste en plantar bosques y si usas las redes sociales se mueren», bromean.

A pesar de ello, admiten «llevarlo bien» porque sus asignaturas «son de practicarlas».

 

Fotos

Vídeos