Más de doscientos pacientes utilizan colirio elaborado con su propio plasma

Donantes de plasma durante la colecta organizada ayer en el Centro de Transfusión de Almería. :: a. a./
Donantes de plasma durante la colecta organizada ayer en el Centro de Transfusión de Almería. :: a. a.

El Centro de Transfusiones organiza una colecta masiva de esta sustancia necesaria para obtener medicamentos y realizar tratamientos médicos

A. AMATEALMERÍA

Los almerienses destacan por estar entre los más solidarios del país en materia de donación de sangre, superando con creces las sesenta bolsas diarias que, de media, necesita la provincia para cubrir las necesidades de sus centros sanitarios. Eso sí, desde el Centro de Transfusiones de Almería recuerdan que la población aumenta de manera temporal en verano por lo que se requiere mantener e, incluso, aumentar el número de donantes.

Cubierto el objetivo en materia de sangre, ahora el plasma se presenta como el nuevo reto de la provincia. De hecho, en las últimas macrocolectas llevadas a cabo en Almería se ha hecho hincapié sobre la importancia de esta sustancia de la que «solo el diez por ciento se destina a transfusiones», apunta el director del centro, Aref Laarej.

El resto del plasma se emplea en la elaboración de medicamentos como albúmina, gamma globulinas o factor VIII, este último, necesario para el tratamiento de pacientes con hemofilia, expone como ejemplo Laarej quien remarca que se necesita tratar hasta un litro de plasma para obtener unos pocos gramos de cualquiera de sus derivados. De ahí que se haya propuesto lograr las cuatro mil donaciones anuales en los próximos años. Hasta junio de este año, el Centro de Transfusiones de Almería recogió 1.392 donaciones de plasma, cifra que girará -espera- en torno a 2.500 a final de año. Para ello, más allá de los donantes que llegan a diario, cada mes organizan una jornada intensiva de recolección de plasma como la llevada a cabo durante todo el día de ayer en en estas instalaciones y durante la que se obtuvieron medio centenar de bolsas de esta sustancia de color amarillento que tantos usos tiene en medicina.

Destaca el responsable del centro que, al contrario de lo que ocurre con la donación de sangre, en el caso del plasma la mayoría de donantes son mujeres. De las casi 1.400 donaciones realizadas hasta junio en Almería, 804 fueron de mujeres y 588 de hombres. En el caso de la sangre, sin embargo, el número de varones supera notablemente al de féminas -7.074 frente a 4.740-, entre otros motivos, porque ellos pueden donar cuatro veces al año en lugar de las tres que recomiendan a las mujeres.

Uso médico

El plasma tiene factores de crecimiento, esto es, propiedades regenerativas, por lo que se emplea para tratamientos diversos. Uno de ellos está relacionado con las enfermedades oculares -tanto temporales como crónicas- para las que se 'transforma' en un colirio elaborado de manera individualizada para los pacientes que lo necesitan. Siempre, eso sí, bajo prescripción del especialista. Solo en Almería se benefician de este medicamento 222 personas actualmente para las que en los últimos seis meses se han elaborado en el propio Centro de Transfusiones más de 2.600 viales de colirio.

También se emplea en determinadas intervenciones de Traumatología debido sus propiedades regenerativas e, incluso, hay tratamientos estéticos -en el ámbito privado- que utilizan plasma del propio paciente contra las arrugas o marcas de expresión. A este respecto, Laarej recomienda a quienes decidan acudir a una clínica para realizarse este tratamiento que «se aseguren» de que las condiciones sanitarias en las que se realiza la extracción y manipulado del plasma son las adecuadas dado que se trata de una sustancia que «se va a inyectar en el cuerpo» y que, por lo tanto, debe permanecer en las condiciones higiénicas óptimas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos