Docentes por la Pública acusa a la Delegación de falsear los datos en Almería

J. N.ALMERÍA

Desde Docentes por la Pública admiten que «el arranque del curso escolar no parece anticipar un buen año para la educación pública». Desde el sindicato lamentan el cierre de más de 400 unidades que «deja en evidencia la hoja de ruta de las políticas educativas. Atentar contra los servicios públicos supone abrir la veda de las desigualdades sociales y de derechos. La educación, que es el pilar de cualquier básico de una sociedad avanzada, no debería someterse a intereses partidistas».

En Docentes por la Pública creen que las nuevas instrucciones educativas, que han venido acompañadas de multitud de movilizaciones, han reducido drásticamente las plantillas de los centros públicos y generado el despido masivo de más de 3.000 docentes, algunos de ellos con hasta más de una década de servicio. En la provincia de Almería, han sido más de 200 docentes, que tenían más de tres años de servicio, los que no han obtenido vacante y, en el mejor de los casos, cogerán sustituciones temporales. Además, este cierre de unidades no sólo no ha afectado la escuela concertada, sino que, prácticamente, las unidades de la concertada se han mantenido estables e incluso han aumentado.

El sindicato acusa a la Consejería de Educación de manipular los datos de escolarización al decir que la ratio de los centros públicos ha bajado, cuando «la realidad que nos estamos encontrando es la de aulas que superan el alumnado máximo permitido por la normativa vigente. En el caso de la provincia de Almería existen aulas de centros de Primaria con hasta 28 alumnos, como el CEIP Diego Velázquez en El Ejido e institutos con hasta 38 alumnos matriculados, como el IES La Mojonera, y todo esto en la primera semana de inicio escolar. Esta tendencia de aumentar las ratios se ha visto drásticamente incrementada por la supresión de este gran número de unidades de los centros públicos».

Docentes por la Pública indicó que, igualmente, que «la anterior delegada nos había informado de su intención de aplicar esta recomendación en el curso 2019-2020 a los docentes». Sin embargo, lejos de aplicarla, la destrucción de unidades educativas «ha implementado las ratios de las aulas y ha supuesto la destrucción de miles de puestos de trabajo en la Escuela Pública».