Bravo se compromete a revisar la prescripción de los casi 9 millones de deuda de la capital

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, junto al consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo (c), durante la reunión mantenida ayer con el alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco. /EFE
La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, junto al consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo (c), durante la reunión mantenida ayer con el alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco. / EFE

El consejero se limita a anunciar que estudiarían fórmulas para no segar los ingresos autonómicos extraordinarios en un ayuntamiento con buena situación financiera

MIGUEL CÁRCELESAlmería

Trascendía públicamente en mayo. El Consistorio almeriense arrastra una deuda cercana a los casi nueve millones de euros (8,83) debido a un asunto que se remonta a los años de la escasez de agua, entre finales de los años 80 y principios de los 90. Concretamente, por agua recibida del Campo de Dalías. Y esto supone una amenaza clara a uno de los principales ingresos financieros del Ayuntamiento: la 'Patrica' (Participación en los Tributos de la Comunidad Autónoma). Ayer, el consejero de Hacienda del Gobierno andaluz, Juan Bravo, se avino a la creación de una mesa de trabajo que «permita ver en qué situación se encuentra ese expediente», comprometiéndose a «resolver, en el plazo más corto posible, la situación de esa deuda».

En una comparecencia ante la prensa minutos después de la reunión, Bravo dejó todo casi abierto: esto es, aún no se ha resuelto si habrá o no que pagar la deuda a la Junta o si eso supondrá un tajo a los ingresos de la Patrica en la capital almeriense. Pero sí que se comprometió, sin embargo, a buscar soluciones si al final –como así dictamina el expediente de la Junta– el Consistorio tiene que pagar ahora el agua que vivió en los 80 y 90.

«Si se determina que esa deuda no está prescrita, como alega el Ayuntamiento, y tuviera que hacerse el pago, estudiaríamos de qué manera se afronta sin que perturbe y afecte a su situación económica y al equilibrio financiero y presupuestario que presenta. No tiene ningún sentido que carguemos todo el peso sobre el Ayuntamiento, sobretodo cuando se trata de un tema heredado por una mala gestión anterior», reivindicaba el actual responsable de las finanzas autonómicas.

«No vamos a perjudicar el funcionamiento de un Ayuntamiento que es modélico», dijo, que es a su juicio «un ejemplo para el entorno de Andalucía, con un ratio de deuda y presión fiscal por debajo de la media andaluza y de España, que genera superávit y que puede enfrentar cualquier proyecto que se proponga».

La de ayer fue la primera visita de Bravo a la provincia de Almería. Una ocasión en la que el consejero aprovechó para mantener encuentros con empresarios del Mármol, para conocer la sede de Cosentino –la mayor multinacional de Almería– y para reunirse con la patronal territorial, la Confederación Empresarial de la Provincia de Almería (Asempal).