Detenidos 15 miembros de una banda dedicada al tráfico de hachís con sede en Almería

Guardia Civil se incauta de casi 9.000 kilos de esta droga ocultos bajo el mar, en zulos y trasteros tras realizar 24 registros en Adra, Balanegra, El Ejido y Algeciras

Alicia Amate
ALICIA AMATEAlmería

La Guardia Civil en el marco de la operación 'Knight', desarrollada en las provincias de Almería y Cádiz, ha detenido a un total de 15 personas -una de nacionalidad rumana, tres de origen magrebí y los once restantes, españoles- pertenecientes a una organización criminal dedicada a la introducción en territorio nacional de grandes cantidades de hachís, a la vez que se ha incautado de 8.936 kilogramos de hachís que tenían ocultos en fondeos en el mar o en zulos y trasteros.

Para llevar a cabo estas detenciones se practicaron un total de 24 registros en las localidades almerienses de Adra, Balanegra y El Ejido, así como uno en la gaditana de Algeciras, donde se intervino gran cantidad de material, herramientas y medios de transporte utilizados por la organización para el desarrollo de su actividad delictiva.

Los cabecillas de la organización residían en la provincia de Almería, si bien actuaban en la zona del Estrecho de Gibraltar y Algeciras. La organización tenía parte de su logística e introducían la droga por Cádiz y Almería, si bien la organización realizaba su actividad por todo el arco del mediterráneo hasta Alicante.

Dicha organización estaba jerarquizada, contando con 4 cabecillas vecinos de Almería, y teniendo cada uno de sus componentes una función específica en las cuales se habían especializado, contando con buzos expertos, encargados de manejar los alijos de hachís una vez fondeados en el agua.

Buzos especializados y globos elevadores

Esta organización se dedicaba al tráfico de hachís haciendo uso de embarcaciones neumáticas de 14 metros de eslora, conocidas como 'gomas', con las cuales una vez cargadas de hachís se dirigían a las costas almerienses. Al llegar al punto indicado, arrojaban la mercancía al fondo marino, lastrada para su posterior recuperación, tomando las coordenadas correspondientes con GPS, y dejándola ahí 'descansar'.

Posteriormente, tras comprobar que la Guardia Civil no había localizado ese fondeo, es cuando los buzos especializados entraban en juego, recuperando el fondeo con un globo elevador hidrostático, que puede elevar a la superficie hasta 2.000 kilogramos, el cual una vez inflado atan a una embarcación recreativa e incluso un pesquero, para trasladarlo bajo el agua hasta la costa para su posterior extracción, ocultando el estupefaciente en zulos o trasteros distribuidos en las localidades de Adra, Balanegra y El Ejido.

Esta forma de actuar viene a confirmarse cuando el pasado día 26 de marzo, la Guardia Civil localiza un fondeo de 3.400 kilogramos de hachís en las costas de Almería. De la misma forma el día 4 de mayo, se localiza un segundo fondeo, también en la costa almeriense, con otros 1.300 kilogramos de hachís.

La primera fase de la explotación se desarrolla el pasado mes de julio, cuando se detiene a tres personas en las localidades de El Ejido y Balanegra, y se realizan ocho registros, en los que se localizan un total de 4.224 kilogramos de hachís escondidos en varios zulos y trasteros, a la vez que se intervienen 4.100 euros en efectivo, cinco vehículos, una moto acuática, una embarcación de recreo y el pesquero.

La segunda fase de la operación tuvo lugar el pasado 1 de agosto, cuando se detuvo al resto de los componentes de la organización criminal, 12 personas, y se realizaron un total de 16 registros prácticamente simultáneos, a la vez que se localizaron distintas cantidades de hachís y de marihuana, 35.540 euros en efectivo, y se interviene el resto de material utilizado por la organización, vehículos y embarcaciones, destacando las dos 'gomas' localizadas en una nave industrial de Alhama de Almería.

Dada su gran experiencia de los componentes de este grupo criminal que contaban con numerosos antecedentes y detenciones por diferentes delitos contra el tráfico de estupefacientes, estos utilizaban zulos para ocultar la droga, ubicados bajo el suelo de las naves e incluso uno de ellos próximo a los cimientos de una vivienda, para el que hizo falta acceder con una retroexcavadora.

 

Fotos

Vídeos