'La desbandá' pide en Almería «verdad, justicia y reparación»

La marcha de 'La desbandá' pasa por el barrio de Pescadería ante la atenta mirada de los vecinos./SERGIO G. HUESO
La marcha de 'La desbandá' pasa por el barrio de Pescadería ante la atenta mirada de los vecinos. / SERGIO G. HUESO

Más de un centenar de personas participa en la jornada final de la marcha en recuerdo a las víctimas asesinadas en la 'carretera de la muerte'

Sergio González Hueso
SERGIO GONZÁLEZ HUESO

Siguiendo el eco de los pasos de aquellos malagueños desesperados que en el año 37 huyeron del fascismo a pie a la vecina Almería en un éxodo que acabó en matanza, más de un centenar de personas unieron tras casi 10 días de marcha ambas capitales 82 años después con el único objetivo de que este episodio triste de España conocido como 'La desbandá' no caiga nunca en el olvido.

Con este afán partieron ayer los participantes de la movilización en la que sería la última jornada de la marcha después de haber emprendido un largo camino que comenzó el pasado 7 de febrero, día en el que se conmemora el aniversario. Bajo el lema «verdad, justicia y reparación», los integrantes de la III marcha integral de 'La desbandá' arribaron a la capital (final del trayecto) alrededor del mediodía tras haber recorrido la que se llegó a denominar la 'carretera de la muerte' después de que en ella perdieran su vida miles de civiles atacados por mar y aire.

En la rotonda de Pescadería les esperaban, entre otros, varios dirigentes del Partido Comunista. El secretario general de la formación en España, Enrique Santiago, avisó de que resulta «imprescindible» que los pueblos conozcan su historia «para no repetirla». Haciendo un guiño a la situación política actual, Santiago cree que en Europa muchos se están olvidando del auge del fascismo y del nazismo en el siglo pasado, «el periodo más oscuro de la historia de la humanidad», dijo.

Tras agruparse, la columna humana fue recorriendo el itinerario acordado con sus banderas republicanas y comunistas, los puños en alto, sus coplillas revolucionarias y en recuerdo a las víctimas del fascismo. La siguiente parada fue el Centro Andaluz de Fotografía, donde unos cuantos miembros de la marcha se disgregaron para hacer entrega a la citada institución de una planta en homenaje a la 'La desbandá.

El resto continuó hasta el último acto previsto: la lectura de un manifiesto en el monumento en recuerdo a los almerienses fallecidos en Mauthausen. Allí, 82 años después, 'La desbandá' volvió a cruzarse con la brutalidad. En el suelo y en parte de este lugar se habían pintados a modo de bienvenida amenazas y símbolos nazis. Un desagradable episodio que se pasó por alto y que confirmó a los participantes la necesidad aún vigente de recordar el peligro del fascismo.