Cruce de denuncias tras una reyerta entre un guardia civil y el propietario de un bar

Varios clientes rodean a uno de los implicados en la pelea ocurrida el jueves en el centro. /R. I.
Varios clientes rodean a uno de los implicados en la pelea ocurrida el jueves en el centro. / R. I.

De acuerdo a la versión de testigos de lo ocurrido, el propietario del establecimiento echó a un hombre que intentó entrar en el interior de la barra en estado de embriaguez

Alicia Amate
ALICIA AMATEALMERÍA

Eran las 22 horas del pasado jueves. Decenas de personas ocupaban las mesas y la barra de un bar de tapas del centro de Almería cuando comenzó una reyerta que acabaría con varios lesionados y un cruce de denuncias ante la Policía Nacional con distintas versiones sobre lo ocurrido. Todo ello, además, acompañado de un constante intercambio de comentarios en redes sociales, iniciadas tras publicarse a través de las mismas que uno de los protagonistas de la pelea era un miembro de la Guardia Civil.

De acuerdo a la versión de testigos de lo ocurrido, el propietario del establecimiento echó a un hombre que intentó entrar en el interior de la barra en estado de embriaguez. Ante estas circunstancias, ambos se vieron implicados en una pelea que acabó con el dueño del bar herido en la cara y la otra persona, en la pierna.

Posteriormente, y ya en la calle, el cliente expulsado permaneció «durante casi media hora» profiriendo insultos al personal de establecimiento, llamándolos 'podemitas' y asegurando que le habían echado por llevar la bandera de España. «No se vio la bandera hasta que se quitó la chaqueta y la enseñó el mismo», indicó una de las presentes en la céntrica terraza almeriense. Varios minutos después, llegaron agentes de Policía Nacional, alertados por una llamada de una cliente habitual del establecimiento. «Se fue cuando llegaron los policías», explicó esta misma testigo de los hechos.

Durante la mañana de ayer, sin embargo, comenzó a extenderse a través de redes sociales que esta persona había sido expulsada del bar por ser guardia civil y exhibir una bandera de España, hecho que había denunciado tras contar con un parte de lesiones. Desde la gerencia del establecimiento, por su parte, se desligan de ello e insisten en que este hombre tenía un comportamiento inapropiado. Ambos implicados en la reyerta han denunciado los hechos y la Policía Nacional investiga el caso.

Desde sindicatos de Guardia Civil sostienen que se trató de un enfrentamiento por motivos personales no relacionados con el cuerpo.