El cordero en salsa de El Puche triunfa en la Capital Española de la Gastronomía

La ganadora del Concurso de Gastronomía de la Feria de Almería, Carmen García, con las manos en la masa. /DANIEL SERRANO
La ganadora del Concurso de Gastronomía de la Feria de Almería, Carmen García, con las manos en la masa. / DANIEL SERRANO

La veterana Carmen García se corona en las bodas de plata del concurso de cocina de Feria

Daniel Serrano
DANIEL SERRANOAlmería

La decisión del jurado se hizo de rogar. Pasaban casi treinta minutos de las tres de la tarde cuando la almeriense Carmen García, a sus 74 años de edad, vecina del barrio de El Puche, se arrancó a taconear y bailar sobre el escenario ubicado en el Paseo, en el tramo destinado a Almería 2019 Capital Española de la Gastronomía.

La más veterana del Concurso de Gastronomía de la Feria de Almería, no por la edad, que también, sino porque ha participado en 24 de las 25 ediciones que se han celebrado, fue proclamada ganadora de un certamen que en este 2019 ha celebrado nada más y nada menos que sus bodas de plata.

La emoción era más que palpable en una señora que ni mucho menos era la primera vez que obtenía el premio gordo, 600 euros en metálico, ya que, tal y como reconoció a IDEAL tras bajar del podio, gana «unos años sí y otros no».

«Te juro que no me lo esperaba», prometió la vecina de El Puche, aunque aclaró que «tenía el presentimiento de algo, pero no de que iba a ganar». Dicen que la experiencia es un grado, y esto es cierto hasta tal punto de que Carmen García no 'cata' nada de lo que prepara, sino que cocina sus platos con tanto cariño que «nada más que con olerlo, sé que está en su punto». Y no es para menos ya que, como reconoció, diariamente hace de comer en casa para 15 o 20 personas.

Tras las dos primeras jornadas del 25º Concurso de Gastronomía de Feria de Almería, ayer los participantes tenían la ardua tarea de impresionar al jurado con un plato principal y una tapa -ambos libres- con la única condición de que estuvieran realizados únicamente con productos almerienses.

En torno a las 12 horas, los cinco concursantes de esta edición Lidia Guirado, Elena Moreno, Esther Hakobyan, Silvestre Torres y Joaquín Felices, y los dos veteranos del concurso que pasaron directamente a la finalísima, Carmen García y José Manuel Vargas, encendieron los fogones de la cocina ubicada en el Paseo de Almería y se pusieron manos a la obra.

Si el martes las protagonistas fueron las migas y las pavías almerienses, en la jornada de ayer hubo platos para todos los gustos. Desde los más tradicionales hasta los más innovadores, con ingredientes y complementos de todas clases, desde acelgas hasta el chocolate.

Y es que era la final y eso se notaba, no solo en los platos de los concursantes, sino también en el público asistente, que volvió a llenar el tramo destinado a la gastronomía, y en las autoridades que se acercaron hasta allí. En aras de impresionar a todos, también a la prensa, Guirado preparó una marraná de pulpo con crujiente de patata (plato) y sardinas marinadas en cítricos con pipirrana y alioli de ajo negro y pera; Moreno se decanto por un calamar en aceite del mercado central y unas verduras Bimi envuelta en verdura de la huerta; Hakobyan deleitó con ajo y pimentón y un arroz con leche de coco; Torres cocinó unas carrilladas de ternera con chocolate y un remojón; Felices elaboró unas acelgas esparragadas y Bimi a la vinagreta; García impresionó con un cordero en salsa y patatas al mojo picón; y José Manuel Vargas apostó por un arroz con costillas y una asadura de matanza.

Los grandes triunfadores de la jornada, junto a García, fueron Joaquín Felices, que logró el segundo premio y sus 300 euros; Vargas, que se hizo con la tercera posición y un accésit de 100 euros; y la jovencísima Guirado, que con su cuarto puesto logró otros 100 euros.

Minutos antes de dar el veredicto, el portavoz del jurado e invitado de lujo de esta edición, el dueño y chef del restaurante Noor de Córdoba Paco Morales, que cuenta en su currículum con una estrella Michelín, aseguró que hubo «mucha competitividad, muchas ganas y el concurso, para ser amateur, ha estado muy reñido».

Para Morales, las ganas y la ilusión puestas por los participantes hizo que hubiera platos fantásticos. Lo que más valoró el jurado fue el conjunto del plato, es decir, tanto la presentación como el sabor.

Como cierre del acto, el concejal de Promoción de la Ciudad, Carlos Sánchez, valoró positivamente la celebración de estas bodas de plata del concurso gastronómico de Feria, con Almería como Capital Española de la Gastronomía en este 2019, y en el que ya han participado «los hijos de esas personas que concursaron en los primeros años». Para Sánchez, es una muy buena noticia que Almería continúe con una tradición tan importante.

La misma que tiene que año tras año el nivel se supere y que haya aficionados a los fogones que continúen con esta tradición tan sana y sabrosa de la Feria de Almería.